Se confirma que el Vaticano impuso restricciones al ex-cardenal McCarrick en el 2008

(Crux/infoCatólica) En dicha correspondencia, el propio McCarrick asegura que el cardenal Donald Wuerl, arzobispo emérito de Washington, estaba al tanto de las restricciones y participó en conversaciones sobre su cumplimiento.

Aunque los detalles de esas restricciones nunca se han hecho públicos, la correspondencia muestra a McCarrick prometiendo no viajar sin el permiso expreso de la Santa Sede y renunciar a su papel en el Vaticano y dentro de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), a la vez que impugnaba la prohibición de visitar Roma.

En una carta, McCarrick sugiere que el Vaticano quería «evitar la publicidad» y, por lo tanto, mantuvo las restricciones en un plano confidencial.

La correspondencia también muestra que, a pesar de las restricciones, McCarrick reanudó gradualmente sus viajes y desempeñó papeles diplomáticos prominentes tanto con el papa Benedicto XVI como, en mayor medida, con el papa Francisco, incluidas las conversaciones con China que podrían haber contribuido a la firma de controvertido acuerdo de 2018 entre Roma y Pekín sobre el nombramiento de obispos chinos.

Las actividades de McCarrick no se llevaron a cabo en secreto, ya que regularmente escribió al Papa Francisco entre 2013 y 2017 para informarle sobre sus viajes y actividades.

En la correspondencia, McCarrick niega cualquier conducta sexual inapropiada.

«Nunca he tenido relaciones sexuales con nadie», escribió, pero admite «una desafortunada falta de juicio» al compartir su cama con seminaristas de veinte y treinta años.

«A medida que los problemas de abuso sexual comenzaron a surgir, me di cuenta de que esto era imprudente y estúpido y dejé de hacerlo», escribió en una carta de 2008 a un alto funcionario del Vaticano.

De un examen de la correspondencia, que incluye correos electrónicos y cartas privadas de McCarrick durante el período 2008-2017, parece que altos cargos de la Iglesia, incluido el Secretario de Estado del Vaticano con el Papa Benedicto XVI, el Presidente de la Congregación para los Obispos y el Nuncio en los EE. UU. estaban al tanto de las restricciones informales, y cualquiera que fuera su parecer, no impidieron que McCarrick reanudara sus actividades.

McCarrick también escribe que discutió las restricciones con Wuerl en 2008, diciendo que «la ayuda y la comprensión de Wuerl son, como siempre, una gran ayuda y un apoyo fraternal para mí». En una carta al Nuncio en los EE. UU., McCarrick dijo que tenía una carta del Vaticano que describe las restricciones a Wuerl.

Wuerl, quien renunció como sucesor de McCarrick como arzobispo de Washington en octubre pasado, en medio de críticas por el informe del Gran Jurado de Pensilvania sobre su manejo de casos de abuso como obispo de Pittsburgh, inicialmente negó conocer los cargos de abuso contra McCarrick hasta que se hicieron públicos en 2018. En enero admitió un «lapso en la memoria» con respecto a una denuncia que le llegó en 2004.

Requerido por Crux, un portavoz de Wuerl ha asegurado que, a pesar de lo que McCarrick escribió, Wuerl no estaba al tanto de ninguna acción del Vaticano.

«El cardenal Wuerl ha declarado anteriormente, y lo reitera otra vez, que no tenía conocimiento de ninguna imposición de sanciones o restricciones relacionadas con cualquier reclamación sobre abuso o actividad inapropiada de Theodore McCarrick», dijo el portavoz.

«Sobre la base de lo descrito, ninguno de los documentos publicados hoy indica explícitamente que el Cardenal Wuerl tenía tal conocimiento», dijo.

La correspondencia fue proporcionada a Crux por Mons. Anthony Figueiredo, sacerdote de Newark, NJ, quien fue ordenado por McCarrick en 1994, fue su secretario personal desde septiembre de 1994 hasta junio de 1995, y más tarde actuó como intermediario y asistente personal durante las múltiples visitas de McCarrick a Roma durante un período de 19 años.

Figueiredo, quien desempeñó diversos cargos durante sus años en Roma, estuvo involucrado en un escándalo en octubre de 2018 cuando fue arrestado por conducir ebrio en el Reino Unido después de chocar con un auto conducido por una mujer embarazada. Se declaró culpable de conducir bajo los efectos del alcohol y su licencia de conducir fue suspendida.

Figueiredo ha explicado que está recibiendo un tratamiento que le permite «abrazar una vida de sobriedad».

El ex asesor de McCarrick preparó un informe de 10 páginas basado en la correspondencia que él recopiló a lo largo de los años y planea que los documentos originales estén disponibles en un sitio web. Crux pidió a un experto en seguridad cibernética que evaluara los correos electrónicos y otros mensajes, y éste comprobó que los correos electrónicos se originaron en la cuenta personal de McCarrick.

Las noticias de la correspondencia están siendo publicadas simultáneamente por Crux y por CBS.

Las discusiones sobre el papel del Vaticano en los escándalos de McCarrick se han agudizado desde el lanzamiento en agosto pasado de una carta del arzobispo italiano Carlo Maria Viganò, ex-Nuncio en los Estados Unidos, que alegó que el papa Francisco ocultó las quejas contra McCarrick y sugirió que el pontífice debería renunciar .

Mons. Figueiredo, sin embargo, ha prometido su «completa lealtad» a Francisco e insiste en que los motivos para hacer pública la correspondencia son morales más que políticos.

«Como sacerdote ordenado por el entonces arzobispo McCarrick y alguien que le servía de cerca, a menudo reflexiono sobre cuánto daño a la vida física, psicológica y espiritual de muchos podrían haberse evitado si las restricciones se hubieran hecho públicas y se hubieran aplicado tan pronto como fueron impuestas», escribe Figueiredo.

Restricciones del Vaticano

En una carta del 25 de agosto de 2008 al fallecido arzobispo italiano Pietro Sambi cuando era Nuncio en los Estados Unidos, McCarrick dijo que estaba «listo para aceptar la voluntad del Santo Padre sobre mí», y se refirió a la cancelación de las conferencias que solía dar y a la petición del Vaticano de que se mudara a un monasterio o a un hospicio. Tal acción, argumentó, causaría «gran admiración» (cursivas en el original).

McCarrick advirtió que su nueva situación daría lugar a la impresión de que Roma le estaba «marginando», y añadió que «la publicidad resultante sería precisamente lo que el cardenal Re espera evitar».

El cardenal italiano Giovanni Battista Re era entonces Prefecto de la Congregación para los Obispos. Desde el intercambio de correos electrónicos, parece que Re había enviado una carta a McCarrick a través de Sambi en la que se le explicaban las restricciones. De los intercambios de correo electrónico de McCarrick, parece probable que haya una copia de esa carta tanto en la Congregación para los Obispos en Roma como en la Nunciatura en Washington.

Una semana después, McCarrick redactó una carta para el cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado del Vaticano en ese momento, en el que afirma que las acusaciones formuladas en su contra provienen de «enemigos» que ha hecho a través de los años por ser un hombre de «centro»: «Lo que digo ofendió tanto a los liberales como a los conservadores».

Reconoció haber compartido su cama con los seminaristas. También dijo que «esto nunca se hizo en secreto o a puerta cerrada», y que nunca «tuvo relaciones sexuales con nadie, hombre, mujer o niño, ni he buscado tales actos».

McCarrick también escribió que Re está «preocupado por el bien de la Iglesia» e insiste en que él también lo está. Por esta razón, McCarrick dijo que estaba dispuesto a rechazar cualquier otra invitación para dar conferencias, pero que mantendría los compromisos ya establecidos en su calendario, ya que la cancelación requeriría una explicación.

Le pidió a Figueiredo que tradujera la carta, pero el sacerdote dijo que no está claro si la carta llegó a Bertone.

En un correo electrónico de octubre de 2008 a Figueiredo, McCarrick escribió que Re le había prohibido hacer apariciones públicas sin su permiso y le ordenó que renunciara a todos los cargos que ocupó, tanto en Roma como con la USCCB. Re también le había prohibido viajar a la Ciudad Eterna, decisión que apeló.

McCarrick argumentó que como cardenal, también era sacerdote de Roma y quería poder saludar al Papa y recibir su bendición. Además, escribió que esperaba «mantenerse activo, en silencio y sin fanfarria» trabajando por la paz en Tierra Santa, en el diálogo cristiano-musulmán y trabajando por los pobres.

«En estos viajes, siempre me pongo en contacto con los nuncios para que el Cardenal siempre sepa dónde estoy», dijo McCarrick.

McCarrick también escribe que si Re «es inflexible en sus prohibiciones», se acercaría a Bertone para obtener una audiencia con el papa Benedicto.

Varios correos electrónicos posteriores muestran que McCarrick ignoró cada vez más las restricciones, viajó a Roma dos veces en 2009 y una vez en 2010, cuando se reunió con el Papa Benedicto XVI «después de más de dos años».

En 2012 estuvo en Doha, Irlanda, Beirut, Jordania, Egipto, Tailandia, Myanmar, Camboya, Hong Kong, Tierra Santa y Bielorrusia.

Sus viajes se aceleraron con la elección del papa Francisco. Los correos electrónicos a Figueiredo muestran que McCarrick viajó por todo el mundo en nombre de la Iglesia, teniendo un contacto directo con altos cargos de la Iglesia y líderes gubernamentales en China, Asia Central, Chipre, los Balcanes, Medio Oriente, Líbano, Marruecos, Irak e Irán, Kurdistan y Filipinas.

El papel de Wuerl

Después de haber negado inicialmente conocer las acusaciones contra McCarrick, a mediados de enero, Wuerl envió una carta a los sacerdotes de la archidiócesis de Washington diciendo que había tenido un «lapso de memoria», aclarando que era conocidero de al menos una acusación de abuso.

En la carta, Wuerl reconoció que recibió un informe en 2004 sobre un caso diferente, pero el «sobreviviente también indicó que había observado y experimentado una» conducta inapropiada «por parte del entonces obispo McCarrick».

Tres días antes, Wuerl había enviado una carta a sus sacerdotes diciendo que cuando «se presentó la acusación de abuso sexual de un menor contra el arzobispo McCarrick, declaré públicamente que nunca había tenido conocimiento de ninguna de esas acusaciones o rumores». Dicho esto, se discutió sobre el abuso sexual de menores, no de adultos.

La correspondencia obtenida por Crux sugiere que Wuerl estuvo involucrado en la aplicación de las restricciones contra McCarrick, y que su predecesor se aseguró personalmente de mantenerlo actualizado.

En su carta de 2008 a Sambi, McCarrick dice que habló sobre sus próximos pasos con Wuerl, cuya «ayuda y comprensión es, como siempre, una gran ayuda y apoyo fraternal para mí». McCarrick también escribe que mostró la carta de Re a Wuerl.

También escribe que Wuerl lo estaba ayudando a mudarse a una nueva residencia.

De manera similar, McCarrick le pidió a Figueiredo que le diera a Wuerl una copia de la carta que envió a Re para desafiar su decisión, para asegurarse de que estaba informado. En ese momento, Wuerl se dirigía a Roma para participar en un Sínodo de los Obispos sobre la Palabra de Dios en la vida y la misión de la Iglesia.

McCarrick y China

Cuando McCarrick reanudó sus viajes y su actividad diplomática a finales de los años de Benedicto XVI y bajo Francisco, un área de especial interés fue China.

Aunque no hay nada en los correos electrónicos y cartas examinados por Crux que demuestren directamente que McCarrick participó en el controvertido acuerdo de septiembre de 2018 entre Pekín y Roma sobre el nombramiento de obispos, el registro es sin embargo sugerente.

En una carta de noviembre de 2013 al papa Francisco, McCarrick se refiere a su participación en China.

«He postergado mi viaje de regreso a China y me aseguraré de hablar con el Arzobispo Parolin antes de ir la próxima vez», escribió, refiriéndose a Pietro Parolin, a quien Francisco había nombrado como Secretario de Estado del Vaticano el mes anterior.

«Él ha sido un gran experto en ese campo y espero tener su consejo antes de ir nuevamente a esa tierra compleja», escribió McCarrick.

Un año más tarde, en noviembre de 2014, McCarrick le escribió a Figueiredo para decirle que se iría a China desde Roma la noche del Día de Acción de Gracias y regresaría el 1 de diciembre. También agradeció a Figueiredo por su «ayuda reciente», y dijo: «Hay una gran diferencia en nuestra política hacia China»

McCarrick le dijo a Figueiredo: «Estoy seguro de que el cardenal Parolin me verá» durante una próxima estadía en Roma, «ya que está involucrado en mi viaje a China».

En septiembre de 2015, poco después de que Francisco visitara los Estados Unidos, McCarrick escribió al Papa.

«Cuando me saludaron tan alegremente en Washington como miembro adjunto del servicio exterior, recibí eso como un desafío para continuar como amateur en el muy noble trabajo de las relaciones exteriores de la Santa Sede. He mantenido en un nivel tranquilo nuestra relación con China».

En enero de 2016, McCarrick escribió nuevamente a Francisco:

«he vuelto a China desde el otoño, pero he recibido algunas indicaciones para continuar con las conversaciones con algunos de los líderes de ese gran país... Siempre he estado en contacto con el cardenal Parolin y su personal y creo que están de acuerdo en que continúe promoviendo otro canal para posibles discusiones futuras».

Un mes después, le envió un correo electrónico a Figueiredo:

«Regresé a DC el martes por la noche y volé a Beijing el jueves por la mañana, volviendo a DC dos días después... El motivo del viaje a China fue una invitación del hijo de un ex secretario general del Partido Comunista que aún está muy cerca del [presidente] Xi [Jinping]».

En marzo de 2016, envió otro correo electrónico a Figueiredo después de un viaje a Roma.

«Mi visita fue muy útil y parece que los dos proyectos, China e Islam, continúan avanzando lentamente....Intentaré estar en contacto con el cardenal Turkson y el cardenal Parolin para verificar el progreso de la reunión planeada con los chinos. Siempre tengo el temor de que se coloque en un nivel de prioridad bajo y perderemos otra buena oportunidad de hacer algo positivo».

En el mismo mes, McCarrick envió una carta personal a su asistente de Roma, sugiriendo que estaba involucrado en una reunión del Papa con un alto funcionario chino.

«He escrito una carta personal al Sr. Hu, el contacto chino, y a los cardenales Parolin y Turkson sobre su posible visita. El Vaticano parece estar interesado en continuar con esto y realmente no puedo ver ningún problema, ya que es específicamente para discutir sobre el ecologismo y las preocupaciones que tanto China como la Santa Sede, y muchas otros en todo el mundo, tienen respecto al futuro.»

La referencia era sobre Hu Deping, un político chino de alto nivel que ha sido visto como un amigo cercano de Xi.

En enero de 2017, McCarrick nuevamente informó al Papa.

«Recibí otra solicitud para regresar y continuar las discusiones que se iniciaron en el momento de la visita de las diferentes delegaciones chinas a Roma en los últimos meses. Pude ir a Beijing hace una semana y pasé unos cinco o seis días allí.

Vi al ministro Hu, quien es el portavoz principal en las conversaciones de Laudato si ' y a otros funcionarios que tuvieron el privilegio de conocer a Su Santidad, así como algunos de los funcionarios del Vaticano en un par de ocasiones durante los últimos seis meses. »

Todas las conversaciones fueron muy amigables y productivas e indicaron un deseo continuo por parte del gobierno chino de mantener conversaciones con Su Santidad y la Santa Sede»

Fairbanks y Weigel

La correspondencia obtenida por Crux también ilustra otros intentos de McCarrick para ejercer influencia sobre el Papa Francisco, con resultados variables.

En una carta de noviembre de 2013 al Papa, McCarrick intentó que un amigo sacerdote de la archidiócesis de Newark, NJ, que McCarrick pastoreó desde 1986 hasta 2000, Monseñor Robert Fuhrman, fuera nombrado obispo de Fairbanks, Alaska.

«La Iglesia de Fairbanks, Alaska, la única diócesis estadounidense dependiente de Propaganda Fide, está vacante desde el traslado de su obispo a una diócesis continental», escribió McCarrick. Se refería al traslado ee septiembre de 2013 del obispo Donald Kettler a Saint Cloud, Minnesota.

«No estoy seguro de que haya muchas personas buscando ir a esa zona muy fría y lejana en el norte de Alaska, pero tengo un verdadero candidato y le escribí al Arzobispo Viganò sobre él», escribió McCarrick. En ese momento, Viganò era el Nuncio en los Estados Unidos, y como tal jugaba un papel muy importante en la selección de los obispos estadounidenses.

Fuhrman ha estado activo durante mucho tiempo en las Obras Misionales Pontificias, una red global que apoya las actividades misioneras de la Iglesia.

«Es un sacerdote de Newark que fue mi secretario hace años», escribió McCarrick. «Sería un excelente obispo en esa área, lleno de celo por la misión y con capacidad pastoral y organizativa».

Al final, Mons. Chad Zielinski, oriundo de la Arqchdiócesis de Detroit, fue nombrado Obispo de Fairbanks en noviembre de 2014. Fuhrman sigue siendo párroco en la parroquia de St. Philomena en Livingston, Nueva Jersey.

En otro frente, McCarrick también parece haber intentado influir en la selección del embajador estadounidense en el Vaticano bajo el presidente Donald Trump.

En una carta al Papa Francisco el 27 de enero de 2017, McCarrick menciona rumores de que la administración de Trump podría estar considerando nombrar a George Weigel, destacado comentarista católico y biógrafo de San Papa Juan Pablo II, para el papel de embajador.

«Hubo rumores aquí en Washington de que el nuevo gobierno de los EE. UU. había presentado el placet para un nuevo embajador de los Estados Unidos ante la Santa Sede», escribió McCarrick, utilizando el término oficial francés en la diplomacia internacional para un acuerdo entre las dos partes.

«Uno de los nombres que se mencionó fue el de George Weigel», escribió McCarrick. «Una voz católica prominente en los Estados Unidos y uno de los biógrafos de San Juan Pablo II. Es un líder del ala ultra conservadora de la Iglesia Católica en los Estados Unidos y ha criticado públicamente a Su Santidad en el pasado», escribió.

«Muchos de nosotros, los obispos estadounidenses, estaríamos muy preocupados por su nombramiento en una posición en la que tendría una voz oficial, en oposición a su enseñanza«, dijo McCarrick al Papa.

«Me encantaría discutir esto con usted y también con los altos funcionarios de la Curia», escribió.

No hay ninguna indicación en la correspondencia de si tales conversaciones tuvieron lugar alguna vez. Al final, Trump nominó a Callista Gingrich, esposa del ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, para ser embajadora de los Estados Unidos ante la Santa Sede en mayo de 2017. Fue confirmada por el Senado en octubre de 2017 y presentó sus credenciales a Francisco dos meses después.

A principios de octubre de 2018, el Vaticano emitió un comunicado en el que decía que el Papa había ordenado un «estudio exhaustivo» de sus archivos con respecto a McCarrick e indicaba que los resultados se divulgarían en «su debido momento». Hasta la fecha no se ha publicado nada de ese estudio

El informe completo de 10 páginas de Figueiredo se puede encontrar aquí.

Pulicado originalmente por Crux

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger]

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget