julio 2021
"Santa Muerte" 11-S 1986 3-D 3D Accion ACI Mundo ACI Prensa ACI Prensa Vaticano ACI Vida Familia Adolescencia Africa Agencia Zenit Agenzia Fides AICA Ajedrez Aleteia Alfareros America colonial Amistad Animacion Animales Aniversarios Antigua Grecia Antigua Roma Antiguo Egipto Antiguo Testamento Año 1925 Año 1928 Año 1930 Año 1931 Año 1932 Año 1933 Año 1934 Año 1935 Año 1936 Año 1937 Año 1938 Año 1940 Año 1941 Año 1942 Año 1943 Año 1944 Año 1945 Año 1946 Año 1947 Año 1948 Año 1949 Año 1950 Año 1951 Año 1952 Año 1953 Año 1954 Año 1955 Año 1956 Año 1957 Año 1958 Año 1959 Año 1960 Año 1961 Año 1962 Año 1963 Año 1964 Año 1965 Año 1966 Año 1967 Año 1968 Año 1969 Año 1971 Año 1972 Año 1973 Año 1974 Año 1976 Año 1977 Año 1978 Año 1979 Año 1980 Año 1981 Año 1982 Año 1983 Año 1984 Año 1985 Año 1986 Año 1987 Año 1988 Año 1989 Año 1990 Año 1991 Año 1992 Año 1993 Año 1994 Año 1995 Año 1996 Año 1997 Año 1998 Año 1999 Año 2000 Año 2001 Año 2002 Año 2003 Año 2004 Año 2005 Año 2006 Año 2007 Año 2008 Año 2009 Año 2010 Año 2011 Año 2012 Año 2013 Año 2014 Año 2015 Año 2016 Año de la Misericordia Año1933 Año1993 Años 1910-1919 Años 20 Años 30 Años 40 Años 50 Años 60 Años 70 Años 80 Apk Aplicaciones Android APP en Play Store Arquidiócesis de Morelia Artes Marciales Articulos Athenas Venica Atletismo Audio Aventura espacial Aventuras Aventuras marinas Aviones Baloncesto Banda Cuisillos Basado en hecho reales Basado en hechos reales Bazar de la Fe Beato Anacleto González Flores OFS Belico Beto Cervantes Bioética Biografico Bolsa y Negocios Bomberos Boxeo Brujeria Brújula Franciscana Bulas Canonizaciones Cantos y Alabanzas Capítulo lectivo Capitulo Nacional Capitulos Capitulos Regionales Cardenales Carta a los Corintios Carta Apostólica Catastrofes Catequesis Catequesis del Papa Cecilia Celinés Díaz Centro de Estudios Catolicos Centro Televisivo Vaticano Ciencia ficcion Ciencia ficción Cine épico Cine familiar Cine Mexicano Cine mudo Cine religioso CIOFS Circo Clarisas Coches/Automoviles Cocina Colaboradores Colegios y Universidad Colombia Colonialismo Columna Comedia Comedia dramatica Comedia juvenil Comedia Romántica Comic Comisaría de Tierra Santa en Salvatierra Conferencia del Episcopado Mexicano Congresos Conquista de America Constituciones de la OFS Coro Cantaré Coronilla a la Divina Misericordia Cortometraje Crimen Cristianos Perseguidos Cristo Cristo te llama Cuentos Cyberpunk Defensa de la familia Demonología Deporte Descargable Desde la Fe Dinosaurios Diocesis de Apatzingán Diocesis de Celaya Diocesis de Mexico Diocesis de Papantla Diocesis de San Andres Tuxtla Diocesis de San Felipe Diócesis de Toluca Diócesis de Veracruz Directorio Discapacidad Disney Divina Misericordia Documental Dr. Carlos Álvarez Cozzi Drama Drama carcelario Drama de epoca Drama romantico Drama social Ecos Seráficos Edad Media Eduardo Verastegui Ejercito El Cancionero Catolico El Hermano Asno El Papa El Papa en México El santo del día El video del Papa Elecciones Elena Lorenzo Rego Enfermedad Enseñanza Epoca invernal Esclavitud Escritos de San Francisco de Asís Escritos de Santa Clara Espiritualidad Esquela Eutanasia Evangelio Evangelio del dia Evangelio del dia en audio Evangelio del dia en texto Evangelios Apócrifos Evangelización en México y América Eventos Extraterrestres Facebook Familia Familia Franciscana Fantastico Fátima TV featured Ficticio Fieles Difuntos Fin del mundo Florecillas de San Francisco Formación Permanente Forum Libertas Franciscanismo Franciscano de la Mancha Franciscanos Fray Gabriel Fray Ignacio Larrañaga Fray Jose Pérez OFM Fray Richard Fray Rodi Cantero TOR Frayñero Fuentes Biograficas Fundación Callejeros de la Misericordia Futbol Futbol americano Gatos Gore Gran Depresion Guadalupe Radio TV Guerra Civil de El Salvador Guerra Civil Española Guerra Cristera Guerra de Bosnia Guerra de Independencia Americana Guerra de la Independencia Española Guerra de Secesión Guerra Fria Hebreos Hermana Glenda Hermanas Diocesanas Historia de la Iglesia en México Historia de la OFS Historia del Franciscanismo Historias cruzadas Historico Holocausto Homosexualidad Homosexualismo Ideologia de Género II Guerra Mundial Imagenes Infancia Infantil Infocatolica InfoRIES Informativo de Radio Vaticano Inglés Inmigracion Inquisición Insectos Intriga Jesed Jesucristo Jesus Rodríguez Jon Carlo Jornada Vocacional Juegos olimpicos JUFRA Junta Ejecutiva Nacional Juntos por Mexico Kerigma Sacra La Biblia La Homilía del día La Santa Misa Libros Liturgia Liturgia de las Horas Lobby Abortista Lobby Gay Lopez Obrador Lourdes TV Luis Enrique Ascoy Luz del Nuevo Amanecer Magia Manga Manual para Laicos Franciscanos Marco Antonio Solís Marionetas Marvel Comics Mayra Alejandra Barajas Medicina Mediometraje Melodrama Mensajes Mickey Mouse Miniserie de TV Minutpos para Dios Misioneras Clarisas Mitologia Mitología Mons. Cristóbal Ascencio García Monstruos Montez de Durango Musica Musical Naturaleza Navidad Nazismo New Age Noticias Noticias Globales Novela Novena a la Divina Misericordia Novenas Nuestra Señora del Pueblito Nuevo Testamento Obispo de Apatzingan Obispos OFM OFM Capuchinos OFM Conventuales OFM de Jalisco OFM Michoacán OFS de Mexico OFS en Mexico Oraciones Ordenaciones Ortodoxos Padre Damián Padre Fortea Padre Hugo Valdemar Romero Ascencion Padre Ivo Flores Padre Joni Padre Pedro Brassesco Pajaros Palabra de Dios Palabra del Obispo Panegírico Papas Parroquia Latino Partituras Patinaje sobre hielo Paz y Bien para los hermanos de hoy Pedofilia Pelicula de culto Pelicula de episodios Peliculas Peliculas religiosas Perros/Lobos Pinterest Pobreza Policiaco Politica Posguerra Española Precuela Predicaciones Prehistoria Preseminarios Primeros Cristianos Profesiones Promocion Vocacional Protestantes Provida Provincia Eclesiastica de Morelia Provincia Franciscana de San Pedro y San Pablo de Michoacán Proyecto de Amor Punto de Vista Purisima Concepcion Queretaro Racismo Radio Radiovaticano Reflexión del Domingo Reflexiones Region Santa Maria del Pueblito Regla Regla Comentada Religion Religión Religion en Libertad Remake Retiros Espirituales Revolucion Francesa Revolucion Mexicana Ricardo Montaner Ritual de la OFS Road Movie Robots Roedores Romance Rugby Sacerdotes Sacramentos Sagrado Corazón de Jesús Salmos San Antonio de Padua San Leonardo de Puerto Mauricio San Pablo Sanacion Interior Santa Clara Santa Margarita María Alacoque Santo del día en audio Santo Domingo de Guzman Santo Rosario Santoral Franciscano Santos y Beatos de la OFS Satira Seccion Infantil Sectas Secuela Secuestros Semillas para la Vida Seminario Franciscano Serie de TV SIAME SIDA Siervas Siervos de Dios Siglo IV Siglo X Siglo XI Siglo XII Siglo XIII Siglo XIV Siglo XIX Siglo XV Siglo XVI Siglo XVII Siglo XVIII Siglo XX Simios Sistema de Informacion de Vaticano Sistema de Informacion del Vaticano Sor Lorena OSC Sound by Four Spin-off Steampunk Submarinos Superhéroes Supervivencia Surrealismo Taizé Tarimoro Teatro Telefilm Television Catolica Televisión Católica Templo de San Francisco - Celaya Terrorismo Thiago Brado Thriller Thriller futurista Toma de Cordón Toma de Escapulario Toros Trabajo/Empleo Trenes Trenes/Metros Valle de la Misericordia Valores Vejez Venezuela Veracruz Viacrucis Viajes en el tiempo Vida Primera de San Francisco - Celano Vida Rural Vida Rural Norteamericana Vidas de Beatos Vidas de Santos Videos Vikingos Virgen de Guadalupe Virgen Maria Virgen María Vocaciones Franciscanas Volcanes Watoto Child Care Ministries Western Whatsapp Yuli y Josh

Redacción Central, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- Este artículo hace un recuento de los lugares donde, con mayor certeza y basándose en investigaciones de arqueólogos, se encontrarían las tumbas de los 12 apóstoles.

Los doce apóstoles son: Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el Mayor (hijo de Zebedeo) y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo el publicano; Santiago el Menor (hijo de Alfeo); Simón el Cananeo, Judas Tadeo y Judas Iscariote, quien entregó a Jesús. En reemplazo de este último, se nombró luego a Matías.

San Pedro

El artículo del escritor Thomas Craughwell, indica que durante los últimos 100 años, los arqueólogos casi han confirmado la ubicación de las tumbas de San Pedro, San Pablo y San Juan.

Alrededor del año 64, San Pedro fue crucificado de cabeza por Nerón en la colina del Vaticano. Los cristianos recuperaron su cuerpo y lo enterraron en un cementerio cercano. Alrededor del año 326, el emperador Constantino niveló lo que quedaba de la arena y la colina y erigió una gran basílica con el altar mayor colocado sobre la tumba de San Pedro. Pero después de siglos de restauraciones y reconstrucciones, la ubicación de la tumba se perdió. La tradición seguía insistiendo en que los huesos de Pedro yacían debajo del altar mayor de su basílica, pero nadie lo había visto en siglos.

En 1939, los trabajadores cavaban una tumba para el Papa Pío XI en las grutas debajo de San Pedro, cuando uno de ellos sintió que su pala no encontraba más tierra. Al pasar una linterna por el agujero, el equipo vio el interior de un mausoleo del siglo II. La exploración reveló una necrópolis romana entera y perfectamente conservada que fue cubierta por pedido de Constantino. Directamente debajo del altar mayor de San Pedro, los arqueólogos encontraron una tumba simple que contenía los huesos de un hombre robusto y anciano. En la pared de la tumba se encontraron innumerables oraciones y peticiones a San Pedro, así como una inscripción griega que decía: “Pedro está dentro”. Después de años de estudio, San Pablo VI declaró en 1968 que los huesos en esa tumba pertenecían a San Pedro.

San Juan

La tradición indica que San Juan Evangelista murió en Éfeso, en lo que ahora es Turquía, alrededor del año 100. En el siglo IV, después de que Constantino pusiera fin a la persecución contra la Iglesia, los cristianos de Éfeso construyeron una capilla sobre la tumba del apóstol. En el siglo V, el emperador Justiniano reemplazó la capilla con una gran basílica. Después de que la región fue conquistada por los turcos, la basílica se convirtió en una mezquita, que a su vez fue destruida por Tamerlane en 1402. En la década de 1920, equipos arqueológicos de Grecia y Austria excavaron los restos de la basílica y encontraron en su interior la tumba de San Juan. La tumba estaba vacía y nadie sabe qué fue del cuerpo del apóstol.

San Andrés

San Andrés, el primer hombre al que Cristo llamó a ser apóstol, fue el hermano de San Pedro. Se dice que después tras la ascensión de Cristo al Cielo, Andrés llevó el evangelio a las tierras que ahora son Rusia y Ucrania. Luego, en su vejez, viajó a Grecia, donde fue martirizado en la ciudad de Patras. Los cristianos locales lo enterraron allí, pero en el año 357 la mayoría de sus huesos fueron trasladados a Constantinopla. En 1204 los cruzados italianos saquearon el santuario de San Andrés y llevaron sus reliquias a Amalfi, donde permanecen hasta el día de hoy.

En 1964, San Pablo VI devolvió algunas de las reliquias de Andrés a la Iglesia ortodoxa griega, y están nuevamente consagradas en la basílica construida sobre lo que se cree que es la tumba original del apóstol.

Santiago el Mayor

En el año 44, Santiago el Mayor, hermano de San Juan, fue martirizado en Jerusalén, siendo el primero de los apóstoles en dar su vida por la fe católica. Según la tradición, su cuerpo fue transportado milagrosamente al norte de España y enterrado en un cementerio cristiano (los españoles creen que durante los viajes misioneros de Santiago por el Mediterráneo predicó el evangelio en España).

Una leyenda popular dice que las reliquias del apóstol se quedaron allí, olvidadas, hasta el 814, cuando un ermitaño llamado Pelayo siguió una estrella a un campo abierto y descubrió los restos del apóstol. Hoy están consagrados en la Catedral de Santiago en Santiago de Compostela. Curiosamente, debajo de la catedral, los arqueólogos han encontrado un cementerio cristiano del primer siglo.

Santiago el Menor

Santiago el Menor sirvió como primer obispo de Jerusalén y fue martirizado allí: arrojado desde el techo del templo y, dado que aún estaba vivo, fue golpeado y apedreado hasta la muerte. Según la tradición, Santiago fue enterrado en el Monte de los Olivos, con vista a Jerusalén. En el siglo VI, el emperador Justiniano II trasladó sus reliquias a Constantinopla. En algún momento, una parte o quizás todas las reliquias de Santiago se trasladaron a la Iglesia de los Doce Apóstoles en Roma, donde hoy se encuentran en el mismo santuario con las reliquias de su compañero apóstol, San Felipe.

San Felipe

En julio de 2011, los arqueólogos que trabajaban en Turquía anunciaron que habían descubierto lo que creían que era la tumba original de San Felipe. El sarcófago romano del siglo I se encontró en las ruinas de una iglesia de los siglos IV o V dedicada al apóstol. De acuerdo con una tradición registrada en el documento apócrifo del siglo IV, conocido como los Hechos de Felipe, alrededor del año 80, el apóstol fue arrestado en Hierópolis, clavado de sus pies en un árbol, boca abajo y finalmente decapitado.

El sitio de la tumba de San Felipe se convirtió en lugar de peregrinación y los arqueólogos han descubierto el camino que conducía al Martyrium o santuario de los mártires. El santuario fue destruido en el siglo VII por un violento terremoto e incendio; las reliquias de San Felipe fueron trasladadas a Constantinopla y de allí a Roma, donde fueron consagradas con las reliquias de Santiago el Menor en la Iglesia de los Doce Apóstoles. 

Cuando los arqueólogos abrieron el sarcófago en Hierópolis, no encontraron huesos humanos en la tumba, por lo que es posible que los restos de San Felipe se conserven en la cripta de los Doce Apóstoles en Roma.

Tomás, Bartolomé, Mateo, Simón y Judas Tadeo, y Matías

La antigua tradición dice que Santo Tomás viajó más lejos que cualquiera de los otros apóstoles, predicando el evangelio en la India, donde fue martirizado por un sacerdote hindú que lo atravesó con una lanza. Hoy en día, una porción de los huesos de Santo Tomás son venerados en la Basílica de Santo Tomás en Chennai (India). De alguna manera, la mayoría de sus restos fueron transportados a Edessa en Mesopotamia. En 1258 estas reliquias fueron llevadas a Ortona (Italia), donde se encuentran en un cofre de oro dentro de un altar de mármol blanco en la Basílica de Santo Tomás Apóstol.

Se cuenta que después de Pentecostés, San Bartolomé llevó la cristiandad a Armenia, donde fue martirizado tras ser desollado vivo. En el 809, las reliquias de San Bartolomé fueron trasladadas de su tumba en Armenia, a Lipar, y luego en 838 a Benevento, en el sur de Italia. En 983, el emperador romano Otto III erigió en Roma una iglesia en la isla Tiberina, en el río Tíber; dedicó la iglesia a San Bartolomé y tenía allí una parte de las reliquias del apóstol. Así que tanto Roma como Benevento son los santuarios principales de San Bartolomé.

El recaudador de impuestos que se convirtió en evangelista, San Mateo, predicó en Etiopía, donde fue martirizado cuando celebró la Misa. En el 954, las reliquias de San Mateo fueron trasladadas de su tumba en Etiopía a la ciudad de Salerno en Italia. Las reliquias son veneradas en la cripta de la catedral de San Mateo de Salerno.

Cada año, millones de peregrinos visitan la Basílica de San Pedro de Roma, y ​​la mayoría de ellos camina por el altar que alberga las reliquias del inmensamente popular San Judas Tadeo y de San Simón, menos venerado. 

La tradición dice que los dos apóstoles viajaron juntos para predicar el evangelio en Persia, donde fueron martirizados: Judas fue golpeado hasta la muerte con un palo y Simón fue cortado por la mitad. Es incierto cuándo sus reliquias fueron trasladadas a Roma.

Los once apóstoles sobrevivientes eligieron a San Matías para reemplazar a Judas Iscariote, que traicionó a Nuestro Señor y luego se quitó la vida. Se dice que alrededor del año 326, la emperatriz Santa Elena encontró la tumba de San Matías en Jerusalén y envió sus reliquias a los cristianos de Tréveris (Alemania). Sus restos todavía son venerados en la Basílica de San Matías de Trier.

Los restos de San Pablo

Aunque Saulo de Tarso -posteriormente llamado Pablo-, no fue parte de los apóstoles que siguieron a Jesús, es conocido también como el apóstol de los gentiles.

Según la tradición, San Pablo fue decapitado el mismo día que San Pedro fue crucificado. Constantino no olvidó a San Pablo: construyó una basílica sobre la tumba del apóstol en la Vía Ostiense. En 2009, el Papa Benedicto XVI anunció que, después de varios años de estudio, los arqueólogos del Vaticano se sintieron seguros de que los restos consagrados en un sarcófago debajo del altar mayor de la Basílica de San Pablo Extramuros de Roma son, de hecho, las reliquias de San Pablo. 

“Fragmentos de hueso fueron carbonizados por expertos que no sabían nada sobre su procedencia y los resultados mostraron que eran de alguien que vivió entre el siglo I y II. Esto parece confirmar la tradición unánime e indiscutible de que estos son los restos mortales de Pablo el Apóstol”, dijo Benedicto XVI.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en National Catholic Register.

, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- El 26 de julio, la Iglesia Católica celebra la Fiesta de San Joaquín y Santa Ana, los abuelos de Jesús, un día especial para pedir su intercesión y conocer sobre su vida y legado.

A continuación, te presentamos algunos datos que quizás no conocías sobre las vidas de estos santos padres y abuelos:

1.- Sus nombres figuran en evangelios apócrifos

Según indica la Enciclopedia Católica, la mención de Joaquín y Ana como los padres de la Virgen María figura en los evangelios apócrifos: el “evangelio de Santiago”, el “evangelio de la Natividad de la Santísima Virgen” y el “Libro de la natividad de la Santa Virgen María y la infancia del Salvador”.

2.- San Joaquín se retiró 40 días al desierto

El evangelio apócrifo de Santiago narra que un día, el sumo sacerdote del Templo de Jerusalén no quiso aceptar la ofrenda de Joaquín, porque este era de edad avanzada y no tenía hijos.

Dolido, el santo decidió retirarse al desierto, donde permaneció 40 días orando y ayunando a Dios como penitencia por sus pecados, y rogándole que le conceda la bendición de poder tener hijos.

3.- Un ángel dijo a Santa Ana que quedaría embarazada

Según la tradición, luego que su esposo partió al desierto, Santa Ana se entristeció y rezaba y ayunaba por él. También pedía con fervor a Dios la gracia de tener un hijo, ya que recibía burlas a causa de su esterilidad.

Como respuesta a sus plegarias, un ángel se le apareció y le dijo: “Ana, el Señor ha escuchado tu oración: concebirás y darás a luz a una hija santísima, ante cuya presencia todos se arrodillarán y bendecirán porque ella traerá la salvación al mundo; su nombre será María”.

San Joaquín también recibió la visita del ángel en el desierto y regresó a casa.

4.- Consagraron a su única hija a Dios

La tradición también señala que tres años después del nacimiento de la Virgen María y pasado el tiempo de lactancia, San Joaquín y Santa Ana llevaron a la niña al templo para consagrarla a Dios.

5.- Le enseñaron a María a escuchar y a hacer la voluntad de Dios

En una ocasión, el Papa Francisco afirmó que en su hogar la Virgen María “creció acompañada por su amor y su fe; en su casa aprendió a escuchar al Señor y a seguir su voluntad”.

“Los santos Joaquín y Ana forman parte de esa larga cadena que ha transmitido el amor de Dios en el calor de la familia, hasta María que acogió en su seno al Hijo de Dios y lo dio al mundo. Nos los ha dado a nosotros. ¡Qué precioso es el valor de la familia, como lugar privilegiado para transmitir la fe!”, expresó.

6.- Iban a pasear con Jesús al Monte Carmelo

Una antigua tradición de la Iglesia Católica señala que, el Niño Jesús iba con frecuencia a rezar y a pasear al Monte Carmelo (Israel) junto con sus padres, San José y la Virgen María, y sus abuelos San Joaquín y Santa Ana.

Los habitantes de la zona le tomaron cariño a Jesús, y siglos más tarde, la orden de los carmelitas extendió la devoción al Divino Niño por el mundo.

7.- ¿Quieres casarte? Entonces rézale a Santa Ana

La mística española Venerable María de Jesús de Ágreda tuvo una visión de la Virgen María, donde ella le reveló la oración que rezaba Santa Ana para pedir un buen esposo.

Puedes rezarla AQUÍ.

Descubrimos la vida extraordinaria de esta mística venezolana que tuvo experiencias místicas, de bilocación y constantes apariciones de la Virgen en Finca Betania

Finca Betania es en la actualidad un importante destino de peregrinación para muchos católicos y devotos de la Virgen María.

Este lugar situado en la ciudad venezolana de Cúa, fue testigo hace años de una de las pocas apariciones marianas aprobadas por la Iglesia en los últimos tiempos en América.

Las visiones fueron protagonizadas primero por una mujer que ya desde su nacimiento vivió rodeada de experiencias místicas. 

Antes de que naciera, su madre, María Filomena Parra de Medrano, ya había tenido tres hijos pero deseaba con todas sus fuerzas traer al mundo a una niña. S-

us oraciones y promesas a la Virgen de poner a la pequeña el nombre de María Esperanza dieron sus frutos y la niña nació el 22 de noviembre de 1926 en pleno río Orinoco; pues su madre no llegó a tiempo de dar a luz en un hospital y tuvo que hacerlo en la barca en la que viajaba. 

Cuando María Esperanza era todavía un bebé, fallecía su padre. María Filomena decidió mudarse desde Barrancas del Orinoco hasta Ciudad Bolívar. Allí creció feliz rodeada de sus tres hermanos y una hermana que nació después de ella.

Sanaciones inexplicables

Desde bien pequeña, María Esperanza se adoleció de una salud frágil que le hizo enfermar en muchas ocasiones a lo largo de su vida; unas dolencias que a menudo eran sanadas de manera milagrosa tras su intensa oración. 

MARIA ESPERANZA DE BIANCHINI

mariaesperanza.org

Una oración que la acompañó desde sus años de infancia y que la llevaron a tener la primera experiencia mística cuando tenía apenas cinco años. Fue entonces cuando se le apareció Santa Teresita del Niño Jesús emergiendo de las aguas del río Orinoco.

A los doce tuvo la primera visión de la Virgen. Sucedió estando convaleciente intentando superar una bronconeumonía. La Virgen del Valle, patrona de la Isla Margarita, se le apareció y le anunció que venía a sanarla y a enviarle un mensaje: “Ayúdame a salvar este mundo que se pierde”. 

María Esperanza continuó con su vida de oración y empezó a prepararse para la vida religiosa. Deseaba realizar los votos y durante un tiempo vivió con las Hermanas Franciscanas de Mérida.

El 3 de octubre de 1954 tuvo una nueva visión de Santa Teresita y escuchó la voz del Sagrado Corazón de Jesús. Le dijo que su destino no pasaba por el convento sino por la vicaría.

Madre y esposa

Pocos días después, una nueva visión, esta vez de la Virgen, le anunció que sería madre de siete hijos, “seis rosas y un botón”. 

Al año siguiente, María Esperanza realizó un viaje a Roma para recibir las bendiciones del Papa Pío XII. Fue allí donde conoció a Geo Bianchini Giani, su futuro marido. La pareja se casaba el 8 de diciembre de 1956 en la Capilla del Coro de la Inmaculada Concepción del Vaticano, donde un siglo antes Pío IX había decretado este dogma.

La pareja recién casada regresaría a Venezuela donde formarían una extensa familia cristiana con seis hijas y un hijo, tal y como le había anunciado la Virgen. 

El 25 de marzo de 1976, María Esperanza de Bianchini experimentó por primera vez la visión de la Virgen María en Finca Betania. No sería la única. Los siguientes años, aquel fue para ella un lugar místico en el que la Madre de Dios le pidió “la ardua tarea de llevar mi mensaje de amor y reconciliación a todos los pueblos y naciones”. 

María le anunció también que el 25 de marzo de 1984, en la misma Finca Betania, se mostraría a ella y al resto de personas allí congregadas, unas ciento cincuenta personas. Y así sucedió, tal y como ratificaron por escrito la gran mayoría de testigos de la aparición mariana. Tres años después, la Iglesia la aceptaba como válida y Finca Betania se convirtió en un lugar de peregrinación. 

Un mensaje de esperanza

María Esperanza hizo lo que la Virgen le había pedido y durante años viajó por medio mundo llevando el mensaje de paz y amor que le había revelado. Un mensaje de respeto por todas las creencias que ella misma definía así, tal y como se cita en mariaesperanza.org: “Amemos a todos, amemos a nuestros hermanos separados también, amemos todas las fes de mundo y no despreciemos a nadie”. 

Además, tuvo múltiples experiencias místicas, visiones y fue protagonista en varias ocasiones del fenómeno conocido como bilocación. Uno de los más famosos lo realizó estando en Roma cuando se le apareció a una joven en Venezuela que estaba sufriendo el acoso de unos jóvenes que pretendían violarla. María Esperanza tuvo también el don de la curación, de la visión, experimentó los estigmas de Cristo, la materialización de la Hostia en su boca o el surgimiento de una rosa en su pecho, entre otros fenómenos místicos. 

María Esperanza de Bianchini falleció el 7 de agosto de 2004 rodeada de sus seres queridos. Tuvo el gran privilegio de tener una vida plena y experimentar visiones excepcionales de la Virgen.

Pero esto no la convirtió en una persona superior, ni ella misma se consideró como tal. Toda su vida se mostró como alguien humilde, al servició de Dios, una actitud ante la vida que dejó grabada en su lápida: “La humildad es el puente de cristal que nos conduce al cielo”. 

En 2010 fue nombrada Sierva de Dios y se inició su proceso de beatificación.

Adblock test (Why?)

Redacción Central, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- Este domingo, en la Misa por la solemnidad de Santiago Apóstol, el Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, recordó al santo patrono de España como “un gigante de la fe” que les entregó “la fuerza del Evangelio” y las primeras noticias sobre la fe en Jesús.

“La Iglesia en España mira hoy una vez más a Santiago como gigante de la fe y ve en él a alguien que nos entregó la verdadera liberación, la fuerza del Evangelio, porque el encuentro con Cristo es lo que nos libera”, dijo el arzobispo este 25 de julio en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena.

El Arzobispo de Madrid recordó que Santiago “llegó a España y nos entregó las primeras noticias de la fe en Nuestro Señor Jesucristo” y “se nos manifiesta como un hombre libre, porque fue liberador”.

De acuerdo a los Evangelios, el apóstol Santiago fue testigo junto a Juan y Pedro de la Transfiguración del Señor en el Monte Tabor, de la oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní y de la pesca milagrosa –entre los pasajes más representativos–.

En referencia a este último milagro, el Cardenal Osoro comentó: “Ante las redes vacías, Santiago seguro que tuvo la tentación del abandono y del miedo, pero Jesús lo amaba gratuitamente y apostó por él, como hace con nosotros”.

El Señor le invitó “a no rendirse, a echar las redes al mar, a caminar, a mirar con valentía incluso cuando percibimos nuestra debilidad, a seguirlo en el camino de la cruz, a dar la vida por los hermanos, a cuidar a los demás… Él nos infundió, como infundió a Santiago, el valor de arriesgarlo todo y la alegría de sentirse pescador de hombres”, continuó.

Finalmente, el Purpurado animó a los fieles a ser “valientes, creyentes y servidores” como lo fueron apóstoles como Santiago “desde el inicio de la Iglesia”, dando “testimonio de la Resurrección del Señor, que es el triunfo sobre la muerte”.

Quien también dedicó unas palabras a Santiago Apóstol fue el obispo español Mons. José Manuel Lorca Planes, pastor de la Diócesis de Cartagena, sufragánea de la Arquidiócesis de Granada.

En una carta pastoral publicada el 25 de julio, recordó que esta solemnidad “nos une a todos los cristianos en torno al apóstol que fue el primero en beber el cáliz del Señor, entregando su vida por la causa de Nuestro Señor Jesucristo”.

“Santiago es un testimonio vivo de la tarea evangelizadora que no se lleva a cabo solo con la palabra, sino también con la ofrenda de la propia vida”, acotó.

Por otro lado, apuntó que la “mirada de muchos peregrinos del mundo está puesta en Galicia, hacia Santiago de Compostela, donde se van a dirigir muchísimas personas al encuentro de Nuestro Señor de la mano de este intrépido apóstol que gastó su vida predicando el Evangelio de Jesucristo”.

Asimismo, recordó que lo que “la Iglesia española nos pide es que ‘pidamos por su intercesión que España se mantenga fiel a Cristo hasta el final de los tiempos’, como dice la oración. Una petición muy necesaria hoy día, cuando la fe y los valores cristianos están tan en crisis en nuestra sociedad”.

Mons. Lorca quiso resaltar que “Santiago fue un siervo del Evangelio de palabra y con obras”, y que su “predicación, no solo era importante porque estaba anunciando el kerygma, sino porque a sus palabras le acompañaba su testimonio de vida, por eso su mensaje era creíble, eficaz, llevaba la experiencia vivida, su sangre derramada en las tribulaciones por las que fue pasando y que le fueron acercando más al Señor, siendo uno con Él, cosido a Él, hasta el martirio”

“Que no falten hoy nuestras oraciones por España, por nuestras autoridades y por todo el pueblo fiel y, en especial, por los que se han puesto en camino, por los peregrinos a Santiago, los que van buscando respuestas a sus preguntas. Dios siempre responde”, concluyó.

Redacción Central, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- Varios obispos de habla hispana decidieron compartir con sus fieles algunas reflexiones sobre la primera Jornada Mundial de los Abuelos y las Personas Mayores que se celebra este domingo 25 de julio bajo el lema “Yo estoy contigo todos los días”.

En su reflexión semanal el Arzobispo de Arequipa (Perú), Mons. Javier Del Río Alba, explicó que, para esta fecha, el Papa Francisco nos recuerda que “así como Dios es eterno” y “nunca se jubila”, “no hay edad en la que puedas retirarte de la tarea de anunciar el Evangelio”.

“En otras palabras, nos dice que los adultos mayores no están llamados a ser simples usuarios de la Iglesia o meros destinatarios de una ‘pastoral de la tercera edad’, sino que, como todos los cristianos, están llamados a participar en la misión que Cristo ha encomendado a la Iglesia, cada uno desde su propio estado de vida y en la situación en que se encuentre”, señaló.

Mons. Del Río resaltó la importancia de los abuelos para seguir “custodiando las raíces y tradiciones familiares, transmitiendo la fe a las nuevas generaciones y rezando por la propia familia, la Iglesia y toda la humanidad”.

“En síntesis, los abuelos y las personas mayores son sumamente valiosos y están llamados a seguir aportando a la Iglesia y a la sociedad. Ellos son los cimientos sin los cuales no es posible construir un futuro sólido”, indicó.

Quien también se refirió a esta fecha especial fue el presidente de la Comisión Episcopal para la Vida, los Laicos y la Familia de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Mons. Pedro María Laxague.

Hace unos días, el prelado dijo que ésta es “una jornada muy sentida, que incluso en Argentina ya veníamos celebrando el Día del Abuelo, junto con la fiesta de San Joaquín y Ana y que es el 25 de julio”.

“El Papa Francisco ha querido darle un sentido a esta fiesta y es la celebración de las personas mayores, del adulto mayor. Una de las claves del mensaje del Santo Padre es justamente pensar qué es lo que pueden dar los adultos mayores a la sociedad y no tanto lo que nosotros quizá podemos hacer por ellos”, explicó el también Obispo de Zárate-Campana.

Finalmente, subrayó que “la riqueza espiritual y humana que tienen los abuelos es fuente de enseñanza”.

“Debemos darles tiempo para que pueden transmitir su conocimiento. Les diría a los jóvenes que se acerquen, que no discutan, que escuchen, que observen. Como decía el profeta Joel, ‘los sueños de los ancianos se transformaran en misiones que lo jóvenes podrán hacer’”, concluyó.

Por su parte, Mons. Francisco Antonio Ceballos Escobar, presidente de la Comisión Episcopal de Promoción y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal Colombiana (CEC), comentó que esta jornada instituida por el Papa Francisco es una oportunidad para “recordar que ellos [abuelos] son necesarios para construir en fraternidad y amistad social el mundo del mañana”.

“Sí, el futuro del mundo reside en esta alianza entre jóvenes visionarios y mayores soñadores. Los jóvenes están llamados abrir nuevas puertas y los ancianos tienen las llaves, es que no hay futuro sin este encuentro entre los ancianos y los jóvenes”, dijo

Asimismo, habló de “.a oración de los ancianos puede proteger al mundo”. “Sí, querido abuelo, querida abuela tu oración es un recurso muy valioso, es un pulmón del que la Iglesia y el mundo no puede privarse”, agregó.

La Jornada Mundial de los Abuelos y las Personas Mayores fue instituida por el Papa Francisco el 31 de mayo de 2021, durante la fiesta de la Visitación de la Bienaventurada Virgen María. Se determinó que a partir de este año,  se celebrará  el cuarto domingo de julio, cerca de la memoria litúrgica de los santos Joaquín y Ana, abuelos de Jesús.

 

, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- ¿Cómo sería el rostro de Santiago Apóstol? Aunque existe una amplia iconografía de este importante apóstol, el Departamento de arqueología Sacra de la Academia Brasileña de Hagiología ha realizado la reconstrucción más fidedigna de su rostro con la que pretenden acercar a la fe y a despertar un renovado interés por la vida de uno de los Apóstoles más cercanos a Jesucristo.

El Departamento de Arqueología Sagrada de la Academia Brasileña de Hagiología abordó el reto de reconstruir el rostro de Santiago Apóstol, a pesar de la amplia iconografía existente, en el proyecto llamado "El Rosto da Europa”, en relación a la importancia del Camino de Santiago en la construcción de las raíces cristianas del Viejo Continente.

Este grupo de expertos brasileños destacaron el reto de revelar un rostro de Santiago más confiable que el de un pescador galileo del primer siglo y combinar las características étnico-raciales con referencias visuales establecidas.

Este proyecto fue coordinado por los expertos Fabio Tucci Farah junto a Mariana de Assis Viana Mansur y el resultado final se ha dado en en el retrato firmado por la artista Girleyne Costa, que se presentó en la festividad de Santiago el Mayor, 25 de julio de 2020.

Según precisó Tucci Farah, “para muchos devotos, la presentación del rostro más fidedigno de un santo a través de la reconstrucción forense va acompañada del fortalecimiento de la fe, del renovado interés por imitar su vida y sus costumbres” y subrayó que “lo más importante, ayuda a levantar los ojos hacia Dios”.

Este experto brasileño ya realizó trabajos similares con el rostro de Santa Juana de Arco, condenada a muerte en la hoguera y, por tanto, su cráneo no se conserva, lo que dificulta ampliamente la reconstrucción.

Redacción Central, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- Gracias a la gestión del Arzobispo de Piura y Tumbes, Mons. José Antonio Eguren, y a importantes donaciones, la Iglesia en el norte de Perú logró adquirir dos nuevas plantas de oxígeno medicinal para salvar la vida de los pacientes COVID-19 del hospital regional.

“De esta manera se aumenta la capacidad de producción oxígeno en nuestra región para poder atender a nuestros hermanos enfermos de COVID-19, y así enfrentar adecuadamente la posibilidad de una tercera ola, ya que nadie debería perder la vida por falta de oxígeno medicinal”, señala el Arzobispado de Piura en un comunicado emitido recientemente.

Las nuevas plantas de oxígeno medicinal se suman a otras tres plantas que el Arzobispado de Piura aportó a la región.

La primera planta se obtuvo a través de la Campaña Respira Perú de la Conferencia Episcopal Peruana y fue instalada en el Hospital Cayetano Heredia; la segunda se logró con la Campaña Respira Piura y se instaló en la sede de Cáritas Arquidiocesana; y la tercera se encuentra funcionando en la ciudad de Tumbes.

El Arzobispado de Piura agradeció en su comunicado la “generosa donación otorgada por la Compañía Minera Antamina”, quienes “no dudaron en brindarnos su ayuda y permitir así salvar las vidas de nuestros hermanos contagiados de COVID-19 que aún luchan por sus vidas”. También agradeció el aporte de la empresa privada Cementos Pacasmayo.

Las nuevas plantas de oxígeno medicinal son capaces de producir 96 balones de oxígeno diarios. Cuanto se instalen, servirán directamente para rellenar los balones de las diversas áreas del Hospital Regional III José Cayetano Heredia y de los diferentes centros de atención y otros hospitales de la región.  

VATICANO, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- El Papa Francisco expresó su cercanía a las víctimas de las inundaciones que azotaron la ciudad de Zhengzhou y la provincia de Henan, en el este de China.

Así lo dijo el Santo Padre este 25 de julio después de dirigir el rezo del Ángelus ante numerosos fieles reunidos en la Plaza de San Pedro.

“En los últimos días, las lluvias torrenciales han azotado la ciudad de Zhengzhou y la provincia china de Henan, provocando devastadoras inundaciones. Rezo por las víctimas y sus familias, y expreso mi cercanía y solidaridad con todos los que están sufriendo esta calamidad”, indicó el Papa.

Según informaron las autoridades locales, estas inundaciones que ocurrieron el 17 de julio provocaron más de 60 personas fallecidas, 11.44 millones se encuentran en zonas afectadas, más de 861.900 habitantes fueron evacuados, más de 296.000 personas necesitan ayuda urgente.

La superficie de terrenos agrícolas afectadas asciende a 876.600 hectáreas y 8.876 instalaciones fueron dañadas.

“Cree en el amor, en el poder del servicio, en el poder de la gratuidad”, dijo el Papa que invitó a los jóvenes y a los fieles a visitar a los abuelos y a los mayores y compartir con ellos su "mensaje de esperanza"

En la Primera Jornada mundial de los abuelos y los ancianos, a las 12 a.m, el papa Francisco se asomó a la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico Vaticano para rezar el Ángelus con los fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

El verdadero milagro, dice Jesús, no es la multiplicación que produce orgullo y poder, sino el compartir, que aumenta el amor y permite que Dios haga prodigios”, dijo ante los fieles congregados, muchos de ellos ancianos que participaron en la misa de esta mañana.

El Papa no presidió la celebración eucarística de hoy en la Basílica Vaticana en honor de los abuelos debido a su convalecencia tras una operación de colon (4 de julio). 

Pero, ha querido saludar a los ancianos durante la oración mariana dominical. Asimismo, invitó a los fieles a visitar a los ancianos y a los abuelos durante esta semana y aplicar el pacto generacional. “Los abuelos necesitan de los abuelos, y los jóvenes necesitan de los abuelos, deben hablar, deben encontrarse”. 

El milagro de compatir 

En la reflexión del Evangelio del domingo, recordó el célebre episodio de la multiplicación de los panes y los peces, con los que Jesús sacia el hambre de cerca de cinco mil personas que se habían congregado para escucharlo (cf. Jn 6,1-15).

El Papa invita a “ponernos en el lugar de ese muchacho. Los discípulos le piden que comparta todo lo que tiene para comer. Parece una propuesta sin sentido”. 

“De hecho, gracias a ese pequeño don gratuito y, por tanto, heroico, Jesús puede saciar a todos. Es una gran lección para nosotros”, expresó. 

De esta manera, afirmó, Jesús: “nos dice que el Señor puede hacer mucho con lo poco que ponemos a su disposición”. 

El Papa invitó a compartir más: “Tampoco hoy la multiplicación de los bienes resuelve los problemas sin una justa distribución”. Así recordó a los niños necesitados: “Me viene a la mente la tragedia del hambre, que afecta especialmente a los niños”. 

Y remarcó: “Se ha calculado que alrededor de siete mil niños menores de cinco años mueren a diario en el mundo por motivos de desnutrición”

“Ante escándalos como estos, Jesús nos dirige también a nosotros una invitación, una invitación similar a la que probablemente recibió el muchacho del Evangelio, que no tiene nombre y en el que todos podemos vernos: 

«Ánimo, da lo poco que tienes, tus talentos y tus bienes, ponlos a disposición de Jesús y de los hermanos. No temas, nada se perderá, porque, si compartes, Dios multiplica”.

“Echa fuera la falsa modestia de sentirte inadecuado, ten confianza. Cree en el amor, en el poder del servicio, en el poder de la gratuidad”, añadió. 

“Que la Virgen María, que dijo “sí” a la inaudita propuesta de Dios, nos ayude a abrir nuestros corazones a las invitaciones de Dios y a las necesidades de los demás”. 

“¿Qué le llevo hoy a Jesús?”

“Sería bueno preguntarnos todos los días: “¿Qué le llevo hoy a Jesús?”. Él puede hacer mucho con nuestras oraciones, con nuestro gesto de caridad hacia los demás, incluso con nuestra miseria entregada a su misericordia”. 

“A Dios le encanta actuar así: hace grandes cosas a partir de las pequeñas y gratuitas”. El Papa remarcó la lógica de la pequeñez y el don. Así como los demuestran los “todos los grandes protagonistas de la Biblia, desde Abrahán hasta María y el muchacho de hoy”. 

“La lógica del don es muy diferente de la nuestra”, anotó. “Nosotros tratamos de acumular y aumentar lo que tenemos; Jesús, en cambio, pide dar, disminuir. Nos encanta añadir, nos gustan las adiciones; a Jesús le gustan las sustracciones, quitar algo para dárselo a los demás.

Entretanto, explicó, “subrayó que es curioso que en los relatos de la multiplicación de los panes presentes en los Evangelios no aparezca nunca el verbo “multiplicar”. 

“Es más, los verbos utilizados son de signo opuesto: “partir”, “dar”, “distribuir” (cf. v. 11; Mt 14,19; Mc 6,41; Lc 9,16)”, añadió. 

Tokio los 32º Juegos Olímpicos

Por ultimo, el Papa ha rezado por las víctimas de las lluvias torrenciales que han azotado la ciudad de Zhengzhou y la provincia china de Henan, provocando devastadoras inundaciones. Asimismo, expresó su cercanía a las familias y solidaridad con todos los que están sufriendo esta calamidad. 

Entretanto, recordó que el viernes pasado se inauguraron en Tokio los 32º Juegos Olímpicos. “En esta época de pandemia, que estos Juegos sean un signo de esperanza, una señal de hermandad universal bajo la bandera de la sana competencia. Que Dios bendiga a los organizadores, a los atletas y a todos los que colaboran en esta gran fiesta del deporte”, dijo.

Además, saludó cordialmente, romanos y peregrinos. En particular, saludó al grupo de abuelos de Rovigo: ¡gracias por venir! -los jóvenes de Albinea que recorrieron la Vía Francigena desde Emilia hasta Roma; y los participantes en el «Rally de Roma Capitale». También saludó a la comunidad del Cenacolo. 

Finalmente, deseó a todos un buen domingo. «Por favor, no olvides rezar para mí.»

Thumbnail for read also

Adblock test (Why?)

VATICANO, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- Al finalizar el rezo del Ángelus dominical este 25 de julio, el Papa Francisco recordó la reciente inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio (Japón) y rezó por los organizadores y los atletas.

El Santo Padre recordó a los numerosos fieles reunidos en la plaza de San Pedro que el viernes 23 de julio se realizó la inauguración de la 32ª edición de los Juegos Olímpicos en Tokio.

“En esta época de pandemia, que estos Juegos sean un signo de esperanza, una señal de fraternidad universal bajo la bandera de la sana competencia”, rezó el Papa.

En esta línea, el Santo Padre invocó a Dios para que “bendiga a los organizadores, a los atletas y a todos los que colaboran en esta gran fiesta del deporte”.

 

Que en este tiempo de pandemia, los Juegos Olímpicos de Tokio sean un signo de esperanza, un signo de hermandad universal conforme a un sano agonismo #Tokyo2020

— Papa Francisco (@Pontifex_es) July 25, 2021

 

Durante su Pontificado, el Papa Francisco ha destacado en varias ocasiones la importancia del deporte. En febrero de 2021, el Santo Padre señaló que el deporte “es un camino de vida, de madurez y de santidad”.

“Quisiera decirles solamente que estoy contento y que el deporte, y también el fútbol, es un camino de vida, de madurez y de santidad. Se puede salir adelante. Pero nunca se puede salir adelante solo, siempre en equipo, siempre en equipo, esto es importante”, dijo el Papa al recibir un equipo italiano de fútbol.

Además, en esa ocasión, Además, el Santo Padre instó a “no perder el amateur, es decir, el deporte amateur, el deporte que nace precisamente de la vocación de hacerlo” porque “los demás intereses son secundarios, lo importante es que siempre siga siendo el amateur”.

VATICANO, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- El Papa Francisco exhortó a vivir la primera Jornada Mundial de los abuelos y las personas mayores, este 25 de julio, en todas las comunidades y agradeció por “la alianza entre las generaciones” demostrada con la respuesta a esta iniciativa.

Después de dirigir el Ángelus desde la ventana del Palacio Apostólico Vaticano ante numerosos fieles reunidos en la plaza de San Pedro, el Santo Padre recordó la Misa que se celebró esta mañana en la Basílica Vaticana en ocasión de la primera Jornada Mundial de los abuelos y las personas mayores.

Una Eucaristía que no fue presidida por él debido a que continúa con su periodo de convalecencia tras la operación a la que fue sometido el 4 de julio, según explicó el presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, Mons. Rino Fisichella, al inicio de la Misa a la que participaron más de 2.000 personas.

“Hermanos y hermanas, queridos abuelos y abuelas, esperaban con razón al Papa Francisco. El Papa les saludará al final, rezando el Ángelus. Sepan que son días de convalecencia para él, y deseamos que no se canse más, para que pueda pasar estos últimos días en reposo y recuperar plenamente sus fuerzas y su ministerio pastoral”, señaló el Prelado.

Por su parte, el Santo Padre dijo que en esta primera Jornada Mundial de los abuelos y las personas mayores “manifestaron uno de los bellos rostros de la Iglesia” así como también “mostraron la alianza entre generaciones”.

“Los invito a celebrar esta Jornada en todas las comunidades y a visitar a los abuelos y ancianos más solitarios para transmitirles mi mensaje, inspirado en la promesa de Jesús: ‘Yo estoy con ustedes todos los días’. Pido al Señor que esta fiesta nos ayude a los mayores a responder a su llamada en esta época de la vida, y a mostrar a la sociedad el valor de la presencia de los abuelos y de los ancianos”, dijo el Papa.

El tema de esta primera Jornada Mundial de los abuelos y de las personas mayores fue “Yo estoy contigo todos los días” y para la ocasión el Papa Francisco escribió un mensaje, el Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida preparó también una oración. y la Penitenciaría Apostólica concedió Indulgencia Plenaria  a quienes visiten a un anciano por esta Jornada y cumplan con las condiciones establecidas por la Iglesia Católica.

VATICANO, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- El Papa Francisco invitó este Domingo 25 de julio, memoria litúrgica de Santiago apóstol, a creer en el poder de la gratuidad para animarse a dar con generosidad “lo poco se que se tiene” para ponerlo a “disposición de Jesús y de los hermanos” porque “si compartes, Dios multiplica”.

“Ánimo, da lo poco que tienes, tus talentos y tus bienes, ponlos a disposición de Jesús y de los hermanos. No temas, nada se perderá, porque, si compartes, Dios multiplica. Echa fuera la falsa modestia de sentirte inadecuado, ten confianza. Cree en el amor, en el poder del servicio, en el poder de la gratuidad”, alentó el Santo Padre ante numerosos fieles reunidos en la plaza de San Pedro para rezar el Ángelus.

Antes de dirigir el rezo de la oración mariana, el Papa reflexionó en el pasaje del Evangelio de San Juan que describe el milagro de la multiplicación de los panes.

El Santo Padre reconoció que “tampoco hoy la multiplicación de los bienes resuelve los problemas sin una justa distribución” y lamentó “la tragedia del hambre, que afecta especialmente a los niños”.

“Se ha calculado que alrededor de 6.000 niños menores de cinco años mueren a diario en el mundo por motivos de desnutrición” indicó el Papa quien añadió que “ante escándalos como estos, Jesús nos dirige también a nosotros una invitación, una invitación similar a la que probablemente recibió el muchacho del Evangelio, que no tiene nombre y en el que todos podemos vernos”.

En esta línea, el Santo Padre se centró en el muchacho que ofreció lo que tenía -cinco panes de cebada y dos peces- que “es poco, no es nada, pero le basta a Jesús” ya que “, gracias a ese pequeño don gratuito y, por tanto, heroico, Jesús puede saciar a todos”.

“Es una gran lección para nosotros. Nos dice que el Señor puede hacer mucho con lo poco que ponemos a su disposición. Sería bueno preguntarnos todos los días: ‘¿Qué le llevo hoy a Jesús?’. Él puede hacer mucho con nuestras oraciones, con nuestro gesto de caridad hacia los demás, incluso con nuestra miseria entregada a su misericordia”, afirmó.

Luego, el Papa reconoció que “parece una propuesta sin sentido. ¿Por qué privar a una persona, sobre todo a un muchacho, de lo que ha traído de casa y tiene derecho a quedárselo para sí? ¿Por qué quitarle a uno lo que en cualquier caso no es suficiente para saciar a todos? Humanamente es ilógico. Pero no para Dios. De hecho, gracias a ese pequeño don gratuito y, por tanto, heroico, Jesús puede saciar a todos”.

“A Dios le encanta actuar así: hace grandes cosas a partir de las pequeñas y gratuitas”, destacó el Papa.

En este sentido, el Santo Padre explicó que “todos los grandes protagonistas de la Biblia, desde Abrahán hasta María y el muchacho de hoy, muestran esta lógica de la pequeñez y el don” y agregó que “la lógica del don es muy diferente de la nuestra” porque “nosotros tratamos de acumular y aumentar lo que tenemos; Jesús, en cambio, pide dar, disminuir. Nos encanta añadir, nos gustan las adiciones; a Jesús le gustan las sustracciones, quitar algo para dárselo a los demás. Queremos multiplicar para nosotros; Jesús aprecia cuando dividimos con los otros, cuando compartimos”.

Por ello, el Papa Francisco concluyó que “el verdadero milagro, dice Jesús, no es la multiplicación que produce orgullo y poder, sino la división, el compartir, que aumenta el amor y permite que Dios haga prodigios”.

“Que la Virgen María, que dijo “sí” a la inaudita propuesta de Dios, nos ayude a abrir nuestros corazones a las invitaciones de Dios y a las necesidades de los demás”, rezó el Santo Padre.

A continuación, el Evangelio comentado por el Papa Francisco:

San Juan 6,1-15
1 Después de esto, se fue Jesús a la otra ribera del mar de Galilea, el de Tiberíades, 2 y mucha gente le seguía porque veían las señales que realizaba en los enfermos.
3 Subió Jesús al monte y se sentó allí en compañía de sus discípulos. 4 Estaba próxima la Pascua, la fiesta de los judíos.
5 Al levantar Jesús los ojos y ver que venía hacia él mucha gente, dice a Felipe: «¿Donde vamos a comprar panes para que coman éstos?» 6 Se lo decía para probarle, porque él sabía lo que iba a hacer.
7 Felipe le contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno tome un poco.»

8 Le dice uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro: 9 «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?» 10 Dijo Jesús: «Haced que se recueste la gente.» Había en el lugar mucha hierba. Se recostaron, pues, los hombres en número de unos 5.000.
11 Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias, los repartió entre los que estaban recostados y lo mismo los peces, todo lo que quisieron. 12 Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recoged los trozos sobrantes para que nada se pierda.»
13 Los recogieron, pues, y llenaron doce canastos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido.
14 Al ver la gente la señal que había realizado, decía: «Este es verdaderamente el profeta que iba a venir al mundo.» 15 Dándose cuenta Jesús de que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerle rey, huyó de nuevo al monte él solo.

VATICANO, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- El Papa Francisco invitó en la Jornada Mundial de los abuelos y las personas mayores de este 25 de julio a aprender a compartir el tiempo con los ancianos, a cuidarlos con amor, a estar agradecidos por todo lo que hicieron por nosotros.

“Hermanos y hermanas, los abuelos y los mayores son el pan que alimenta nuestras vidas. Estemos agradecidos por sus ojos atentos, que se fijaron en nosotros, por sus rodillas, que nos acunaron, por sus manos, que nos acompañaron y alzaron, por haber jugado con nosotros y por las caricias con las que nos consolaron”, dijo el Papa en la homilía preparada para la Misa que se celebró en la Basílica de San Pedro del Vaticano y a la que acudieron más de 2.000 fieles.

La Eucaristía fue concelebrada por el presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, Mons. Rino Fisichella, el prefecto del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, Cardenal Kevin Farrell y el vicario del Papa para la Diócesis de Roma, Cardenal Angelo De Donatis.

En la homilía preparada por el Papa Francisco y pronunciada, en su representación por Mons. Fisichella, el Santo Padre comentó el pasaje del Evangelio de San Juan que relata el episodio de la multiplicación de los panes.

En esta línea, el Pontífice escribió que “los abuelos y los mayores no son sobras de la vida, desechos que se deben tirar” sino que “son esos valiosos pedazos de pan que han quedado sobre la mesa de nuestra vida, que pueden todavía nutrirnos con una fragancia que hemos perdido, la fragancia de la memoria”.

“No perdamos la memoria de la que son portadores los mayores, porque somos hijos de esa historia, y sin raíces nos marchitaremos. Ellos nos han custodiado a lo largo de las etapas de nuestro crecimiento, ahora nos toca a nosotros custodiar su vida, aligerar sus dificultades, estar atentos a sus necesidades, crear las condiciones para que se les faciliten sus tareas diarias y no se sientan solos”, invitó el Papa.

Por ello, el Santo Padre invitó a preguntarse: “¿He visitado a los abuelos? ¿A los mayores de la familia o de mi barrio? ¿Los he escuchado? ¿Les he dedicado un poco de tiempo?” y añadió “custodiémoslos, para que no se pierda nada. Nada de su vida ni de sus sueños. Depende de nosotros, hoy, que no nos arrepintamos mañana de no haberles dedicado suficiente atención a quienes nos amaron y nos dieron la vida”.

“Por favor, no nos olvidemos de ellos. Alíémonos con ellos. Aprendamos a detenernos, a reconocerlos, a escucharlos. No los descartemos nunca. Custodiémoslos con amor. Y aprendamos a compartir el tiempo con ellos. Saldremos mejores. Y, juntos, jóvenes y ancianos, nos saciaremos en la mesa del compartir, bendecida por Dios”, destacó.

Además, el Santo Padre se detuvo en el relato y los personajes que narra el Evangelista San Juan en el Capítulo 6 en el que Jesús encuentra a un joven, de nombre Felipe, que ofreció todo lo que tenía -cinco panes de cebada y dos pescados- y el milagro de la multiplicación de los panes gracias al que comió una multitud de personas.

En este sentido, el Papa dijo que en esta Jornada, dedicada a los abuelos y a las personas mayores, se detuvo en tres momentos: “Jesús que ve el hambre de la multitud; Jesús que comparte el pan; Jesús que ordena recoger los pedazos sobrantes. Tres momentos que se pueden resumir en tres verbos: ver, compartir, custodiar”.

En primer lugar, el Santo Padre resaltó “la mirada de Jesús, que no es indiferente ni está atareado, sino que advierte los espasmos del hambre que atormentan a la humanidad cansada” porque “Él se preocupa por nosotros, nos cuida, quiere saciar nuestra hambre de vida, de amor y de felicidad”.

“Esta es también la mirada con la que los abuelos y los mayores han visto nuestra vida. Es el modo en el que ellos, desde nuestra infancia, se han hecho cargo de nosotros. Habiendo tenido una vida a menudo muy sacrificada, no nos han tratado con indiferencia ni se han desentendido de nosotros, sino que han tenido ojos atentos, llenos de ternura”, afirmó.

Luego, el Papa invitó a cuestionarse “y nosotros, ¿qué mirada tenemos hacia los abuelos y los mayores? ¿Cuándo fue la última vez que hicimos compañía o llamamos por teléfono a un anciano para manifestarle nuestra cercanía y dejarnos bendecir por sus palabras?” y reconoció que “sufro cuando veo una sociedad que corre, atareada e indiferente, afanada en tantas cosas e incapaz de detenerse para dirigir una mirada, un saludo, una caricia”.

“Tengo miedo de una sociedad en la que todos somos una multitud anónima e incapaces de levantar la mirada y reconocernos. Los abuelos, que han alimentado nuestra vida, hoy tienen hambre de nosotros, de nuestra atención, de nuestra ternura, de sentirnos cerca. Alcemos la mirada hacia ellos, como Jesús hace con nosotros”, advirtió.

En segundo lugar, el Santo Padre se detuvo en la generosidad del joven “que comparte lo que tiene” y que está “en el centro de este prodigio del que se benefició tanta gente adulta, unas cinco mil personas”.

Ante esto, el Papa invitó nuevamente a realizar “una nueva alianza entre los jóvenes y los mayores, de compartir el común tesoro de la vida, de soñar juntos, de superar los conflictos entre generaciones para preparar el futuro de todos” porque “sin esta alianza de vida, de sueños y de futuro, nos arriesgamos a morir de hambre, porque aumentan los vínculos rotos, las soledades, los egoísmos, las fuerzas disgregadoras”.

“El Evangelio nos exhorta a compartir lo que somos y lo que tenemos, ese es el único modo en que podemos ser saciados. He recordado muchas veces lo que dice a este propósito el profeta Joel (cf. Jl 3,1): Jóvenes y ancianos juntos. Los jóvenes, profetas del futuro que no olvidan la historia de la que provienen; los ancianos, soñadores nunca cansados que trasmiten la experiencia a los jóvenes, sin entorpecerles el camino. Jóvenes y ancianos, el tesoro de la tradición y la frescura del Espíritu. Jóvenes y ancianos juntos. En la sociedad y en la Iglesia: juntos”, exhortó el Papa.

Por último, el Santo Padre advirtió la importancia de que “el Evangelio refiere que sobraron muchos pedazos de pan” y que Jesús pidió recoger “los pedazos que han sobrado, para que no se pierda nada” y añadió que “es así el corazón de Dios, no sólo nos da mucho más de lo que necesitamos, sino que se preocupa también de que nada se desperdicie, ni siquiera un fragmento”.

Se trata de una invitación profética de Jesús, que nos recuerda que “los abuelos y los mayores no son sobras de la vida, desechos que se deben tirar” porque “ellos son esos valiosos pedazos de pan que han quedado sobre la mesa de nuestra vida”.

“Ahora nos toca a nosotros custodiar su vida, aligerar sus dificultades, estar atentos a sus necesidades, crear las condiciones para que se les faciliten sus tareas diarias y no se sientan solos”, concluyó el Papa en la homilía.

Al finalizar la Misa, el Cardenal Farrell y Mons. Fisichella se colocaron delante de un cuadro de la Virgen María junto a un grupo de personas mayores, entre ellos, dos mujeres africanas con trajes típicos, y todos, junto a la asamblea presente, entonaron una canción a la Virgen María.

El Santo Padre instituyó esta Jornada Mundial de los abuelos y de las personas mayores que se celebrará cada año el cuarto domingo de julio, en la cercanía a la fiesta de los santos Joaquín y Ana, los abuelos de Jesús.

El tema de esta primera Jornada Mundial de los abuelos y de las personas mayores fue “Yo estoy contigo todos los días” y para la ocasión el Papa Francisco escribió un mensaje, el Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida preparó también una oración. y la Penitenciaría Apostólica concedió Indulgencia Plenaria  a quienes visiten a un anciano por esta Jornada y cumplan con las condiciones establecidas por la Iglesia Católica.

VATICANO, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- Más de 2.000 personas participaron este domingo 25 de julio a una Misa en la Basílica de San Pedro del Vaticano con ocasión de la primera Jornada Mundial de los abuelos y de las personas mayores que se celebrará cada año el cuarto domingo de julio, en la cercanía a la fiesta de los santos Joaquín y Ana, los abuelos de Jesús.

El tema de esta primera Jornada Mundial de los abuelos y de las personas mayores fue “Yo estoy contigo todos los días” y para la ocasión el Papa Francisco escribió un mensaje y el Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida preparó una oración. 

En representación del Santo Padre, la Misa fue presidida por el presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, Mons. Rino Fisichella, quien leyó la homilía preparada por el Papa Francisco.

A continuación, el texto completo de la homilía del Papa Francisco y pronunciada por Mons. Fisichella:

Mientras estaba sentado enseñando, «al levantar la vista, Jesús vio que una gran multitud acudía a él, y le preguntó a Felipe: “¿Dónde compraremos pan para que coma esta gente?”» (Jn 6,5). Jesús no se limita a enseñar, sino que se deja interrogar por el hambre que anida en la vida de la gente. Y, de ese modo, da de comer a la multitud distribuyendo los cinco panes de cebada y los dos pescados que un muchacho le ofreció. Al final, como sobraron bastantes pedazos de pan, les dijo a los suyos que los recogieran, «para que no se pierda nada» (v. 12).

En esta Jornada, dedicada a los abuelos y a los mayores, quisiera detenerme precisamente en estos tres momentos: Jesús que ve el hambre de la multitud; Jesús que comparte el pan; Jesús que ordena recoger los pedazos sobrantes. Tres momentos que se pueden resumir en tres verbos: ver, compartir, custodiar.

Ver. El Evangelista Juan, al principio de la narración, señala este particular: Jesús levanta los ojos y ve a la multitud hambrienta después de haber caminado mucho para encontrarlo. Así inicia el milagro, con la mirada de Jesús, que no es indiferente ni está atareado, sino que advierte los espasmos del hambre que atormentan a la humanidad cansada. Él se preocupa por nosotros, nos cuida, quiere saciar nuestra hambre de vida, de amor y de felicidad. En los ojos de Jesús descubrimos la mirada de Dios: una mirada que es atenta, que escudriña los anhelos que llevamos en el corazón, que ve la fatiga, el cansancio y la esperanza con las que vamos adelante. Una mirada que sabe captar la necesidad de cada uno. A los ojos de Dios no existe la multitud anónima, sino cada persona con su hambre. Jesús tiene una mirada contemplativa, es decir, capaz de detenerse ante la vida del otro y descifrarla.

Esta es también la mirada con la que los abuelos y los mayores han visto nuestra vida. Es el modo en el que ellos, desde nuestra infancia, se han hecho cargo de nosotros. Habiendo tenido una vida a menudo muy sacrificada, no nos han tratado con indiferencia ni se han desentendido de nosotros, sino que han tenido ojos atentos, llenos de ternura. Cuando estábamos creciendo y nos sentíamos incomprendidos o asustados por los desafíos de la vida, se fijaron en nosotros, en lo que estaba cambiando en nuestro corazón, en nuestras lágrimas escondidas y en los sueños que llevábamos dentro. Todos hemos pasado por las rodillas de los abuelos, que nos han llevado en brazos. Y es gracias también a este amor que nos hemos convertido en adultos.

Y nosotros, ¿qué mirada tenemos hacia los abuelos y los mayores? ¿Cuándo fue la última vez que hicimos compañía o llamamos por teléfono a un anciano para manifestarle nuestra cercanía y dejarnos bendecir por sus palabras? Sufro cuando veo una sociedad que corre, atareada e indiferente, afanada en tantas cosas e incapaz de detenerse para dirigir una mirada, un saludo, una caricia. Tengo miedo de una sociedad en la que todos somos una multitud anónima e incapaces de levantar la mirada y reconocernos. Los abuelos, que han alimentado nuestra vida, hoy tienen hambre de nosotros, de nuestra atención, de nuestra ternura, de sentirnos cerca. Alcemos la mirada hacia ellos, como Jesús hace con nosotros.

Compartir. Después de haber visto el hambre de aquellas personas, Jesús desea saciarlas. Y lo hace gracias al don de un muchacho joven, que ofrece sus cinco panes y los dos peces. Es muy hermoso que un muchacho, un joven, que comparte lo que tiene, esté en el centro de este prodigio del que se benefició tanta gente adulta —unas cinco mil personas—.

Hoy tenemos necesidad de una nueva alianza entre los jóvenes y los mayores, de compartir el común tesoro de la vida, de soñar juntos, de superar los conflictos entre generaciones para preparar el futuro de todos. Sin esta alianza de vida, de sueños y de futuro, nos arriesgamos a morir de hambre, porque aumentan los vínculos rotos, las soledades, los egoísmos, las fuerzas disgregadoras. Frecuentemente, en nuestras sociedades hemos entregado la vida a la idea de que “cada uno se ocupe de sí mismo”. Pero eso mata.

El Evangelio nos exhorta a compartir lo que somos y lo que tenemos, ese es el único modo en que podemos ser saciados. He recordado muchas veces lo que dice a este propósito el profeta Joel (cf. Jl 3,1): Jóvenes y ancianos juntos. Los jóvenes, profetas del futuro que no olvidan la historia de la que provienen; los ancianos, soñadores nunca cansados que trasmiten la experiencia a los jóvenes, sin entorpecerles el camino. Jóvenes y ancianos, el tesoro de la tradición y la frescura del Espíritu. Jóvenes y ancianos juntos. En la sociedad y en la Iglesia: juntos.

Custodiar. Después de que todos comieron, el Evangelio refiere que sobraron muchos pedazos de pan. Ante esto, Jesús da una indicación: «Recojan los pedazos que han sobrado, para que no se pierda nada» (Jn 6,12). Es así el corazón de Dios, no sólo nos da mucho más de lo que necesitamos, sino que se preocupa también de que nada se desperdicie, ni siquiera un fragmento. Un pedacito de pan podría parecer poca cosa, pero a los ojos de Dios nada se debe descartar. Es una invitación profética que hoy estamos llamado a hacer resonar en nosotros mismos y en el mundo: recoger, conservar con cuidado, custodiar.

Los abuelos y los mayores no son sobras de la vida, desechos que se deben tirar. Ellos son esos valiosos pedazos de pan que han quedado sobre la mesa de nuestra vida, que pueden todavía nutrirnos con una fragancia que hemos perdido, “la fragancia de la memoria”. No perdamos la memoria de la que son portadores los mayores, porque somos hijos de esa historia, y sin raíces nos marchitaremos. Ellos nos han custodiado a lo largo de las etapas de nuestro crecimiento, ahora nos toca a nosotros custodiar su vida, aligerar sus dificultades, estar atentos a sus necesidades, crear las condiciones para que se les faciliten sus tareas diarias y no se sientan solos.

Preguntémonos: “¿He visitado a los abuelos? ¿a los mayores de la familia o de mi barrio? ¿Los he escuchado? ¿Les he dedicado un poco de tiempo?”. Custodiémoslos, para que no se pierda nada. Nada de su vida ni de sus sueños. Depende de nosotros, hoy, que no nos arrepintamos mañana de no haberles dedicado suficiente atención a quienes nos amaron y nos dieron la vida.

Hermanos y hermanas, los abuelos y los mayores son el pan que alimenta nuestras vidas. Estemos agradecidos por sus ojos atentos, que se fijaron en nosotros, por sus rodillas, que nos acunaron, por sus manos, que nos acompañaron y alzaron, por haber jugado con nosotros y por las caricias con las que nos consolaron. Por favor, no nos olvidemos de ellos. Aliémonos con ellos. Aprendamos a detenernos, a reconocerlos, a escucharlos. No los descartemos nunca. Custodiémoslos con amor. Y aprendamos a compartir el tiempo con ellos. Saldremos mejores. Y, juntos, jóvenes y ancianos, nos saciaremos en la mesa del compartir, bendecida por Dios.

¿Qué mirada tenemos hacia los abuelos y los mayores? Cuestionó el Papa durante la I Jornada mundial dedicada a ellos. “Sufro ante una sociedad indiferente, incapaz de dirigirles una caricia”. La homilía escrita por el Papa, convaleciente, y pronunciada por monseñor Fisichella. 

A las 10.00 horas de esta mañana, domingo 17, monseñor Rino Fisichella, celebró, en representación del papa Francisco, la misa en la Basílica Vaticana en la Primera Jornada mundial de los abuelos y los ancianos.

“Los abuelos y los mayores no son sobras de la vida, desechos que se deben tirar. Ellos son esos valiosos pedazos de pan que han quedado sobre la mesa de nuestra vida, que pueden todavía nutrirnos con una fragancia que hemos perdido, “la fragancia de la memoria”. 

Recoger, conservar con cuidado, custodiar a los abuelos ha sido el llamado urgente presentado en la homilía preparada por el Papa para la ocasión y que fue pronunciada por mons.Fisichella durante la celebración eucarística, después del anuncio del Evangelio: «Recojan los pedazos que han sobrado, para que no se pierda nada» (Jn 6,12). 

¿Llamas a tus abuelos, vistas a tus mayores?

“Y nosotros, ¿qué mirada tenemos hacia los abuelos y los mayores? ¿Cuándo fue la última vez que hicimos compañía o llamamos por teléfono a un anciano para manifestarle nuestra cercanía y dejarnos bendecir por sus palabras?”, cuestionó. 

Sufro cuando veo una sociedad que corre, atareada e indiferente, afanada en tantas cosas e incapaz de detenerse para dirigir una mirada, un saludo, una caricia. Tengo miedo de una sociedad en la que todos somos una multitud anónima e incapaces de levantar la mirada y reconocernos”. 

“Los abuelos, que han alimentado nuestra vida, hoy tienen hambre de nosotros, de nuestra atención, de nuestra ternura, de sentirnos cerca. Alcemos la mirada hacia ellos, como Jesús hace con nosotros”. 

Los abuelos y sus ojos de la ternura 

El Papa indicó que los abuelos “habiendo tenido una vida a menudo muy sacrificada, no nos han tratado con indiferencia”, sino que “han tenido ojos atentos, llenos de ternura”.

Y añadió: “Cuando estábamos creciendo y nos sentíamos incomprendidos o asustados por los desafíos de la vida, se fijaron en nosotros, en lo que estaba cambiando en nuestro corazón, en nuestras lágrimas escondidas y en los sueños que llevábamos dentro”.  

Son custodios de la memoria 

Asimismo, invitó a no perder “la memoria de la que son portadores los mayores, porque somos hijos de esa historia, y sin raíces nos marchitaremos. Ellos nos han custodiado a lo largo de las etapas de nuestro crecimiento, ahora nos toca a nosotros custodiar su vida, aligerar sus dificultades, estar atentos a sus necesidades, crear las condiciones para que se les faciliten sus tareas diarias y no se sientan solos”. 

Preguntémonos: “¿He visitado a los abuelos? ¿a los mayores de la familia o de mi barrio? ¿Los he escuchado? ¿Les he dedicado un poco de tiempo?”. Custodiémoslos, para que no se pierda nada. Nada de su vida ni de sus sueños. Depende de nosotros, hoy, que no nos arrepintamos mañana de no haberles dedicado suficiente atención a quienes nos amaron y nos dieron la vida”. 

El pan que alimenta nuestras vidas 

“Hermanos y hermanas, los abuelos y los mayores son el pan que alimenta nuestras vidas. Estemos agradecidos por sus ojos atentos, que se fijaron en nosotros, por sus rodillas, que nos acunaron, por sus manos, que nos acompañaron y alzaron, por haber jugado con nosotros y por las caricias con las que nos consolaron. 

“Por favor, no nos olvidemos de ellos. Aliémonos con ellos. Aprendamos a detenernos, a reconocerlos, a escucharlos. No los descartemos nunca. Custodiémoslos con amor. Y aprendamos a compartir el tiempo con ellos. Saldremos mejores. Y, juntos, jóvenes y ancianos, nos saciaremos en la mesa del compartir, bendecida por Dios”. 

Un pacto generacional entre “jóvenes y ancianos, el tesoro de la tradición y la frescura del Espíritu. Jóvenes y ancianos juntos. En la sociedad y en la Iglesia: juntos”, escribió el Papa de 84 años que se presentó como anciano, entre sus pares.

Después de que todos comieron, el Evangelio refiere que sobraron muchos pedazos de pan. Ante esto, Jesús da una indicación: «Recojan los pedazos» (Jn 6,12). 

“Un pedacito de pan podría parecer poca cosa, pero a los ojos de Dios nada se debe descartar. Es una invitación profética que hoy estamos llamado a hacer resonar en nosotros mismos y en el mundo: recoger, conservar con cuidado, custodiar”. 

La ausencia física del papa Francisco 

El arzobispo Rino Fisichella ha justificado, en primer lugar, la ausencia del papa Francisco debido a su convalecencia y quién hubiera querido estar en la misa dedicada a los abuelos. 

Ante 2500 fieles presentes, especialmente de la diócesis de Roma, el Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización sostuvo: 

“Queridos hermanos y hermanas, queridos abuelos, ustedes esperaban justamente a Papa Francisco. El Papa les saludará al final celebrando el Ángelus. Ustedes saben que para él estos días son días de convalecencia. 

Nosotros deseamos que (el Papa) no se canse más, para que pueda pasar estos últimos días en reposo, recupere sus fuerzas y su ministerio pastoral. Celebramos esta santa eucaristía sabiendo que estamos en comunión con todos los cristianos repartidos en todos los rincones del mundo”. 

Bajo el lema: “Yo estoy contigo todos los días”, la jornada ha sido instituida por el papa Francisco para demostrar cercanía, solidaridad y reconocimiento a los abuelos y personas mayores.

Sobre todo en este tiempo de pandemia en el cual las personas más vulnerables han sufrido momentos de soledad, de abandono y/o de enfermedad

El Pontífice ha aprobado un documento de indulgencia plenaria en el marco de esta jornada que beneficia a los ancianos y a todos los fieles que visiten a los abuelitos o personas frágiles y les demuestren especial afecto, atención y cuidado.

Thumbnail for read also

Adblock test (Why?)

Comparte esta noticia, habla de esto, ayudemos a salvar almas, la tuya, la mía, la de millones de personas en el mundo

«Si reconocemos nuestros pecados, fiel y justo es él para perdonarnos los pecados y purificarnos de toda injusticia».

1 Juan 1, 9

Recuerdo un tío de mi esposa Vida muy enfermo. Una noche fuimos a visitarlo y le pregunté: “¿Está preparado?” Me miró con serenidad y respondió: “Estoy listo Claudio, con mis maletas preparadas para cuando me llame el Señor”.

Estaba tranquilo, había recibido el Sacramento de la Unción de los Enfermos.

Pero, en caso de una tragedia, lejos de toda posibilidad de conseguir un sacerdote, ¿cómo hacemos?

Morir sin asistencia espiritual

La guerra espiritual que se desarrolla ante nosotros y nuestra salvación eterna son temas  que siempre me han inquietado.

No me canso de hablarte de ello. Lo haré una y otra vez hasta que este tesoro llegue a todos.

Piénsalo, con esta dolorosa pandemia, miles personas han muerto sin poder tener un sacerdote que los asista, en su paso a la eternidad.

Muchos contagiados del Covid-19 morían solos.  Según los medios noticiosos, han muerto más de un millón de personas, solo en Brasil son  514.000.

¿Cuántos pudieron tener acceso a un sacerdote y recibir los sacramentos? Hablamos de la eternidad, no es cualquier cosa. Pero casi no pensamos en ella.

Un medio eficaz para casos extremos

La Iglesia que es Madre y maestra nos brinda un medio eficaz para salvar nuestras almas de la condenación en casos extremos -como accidentes y ahora esta pandemia-, o cuando estamos en momentos críticos y no podemos acceder a un sacerdote para confesarnos.

Es tan sencillo que sorprende.

Primero la pregunta: “¿Puedo salvar mi alma si muero sin tener a un sacerdote que me confiese en mi último momento?”

La respuesta es “Sí”. 

Es una noticia tan importante, y maravillosa que no puede pasar desapercibida. 

Hablamos de nuestra eternidad

Te ruego la compartas con cuantos puedas.

Pero,  ¿dónde encuentras esa buena noticia? Está  en el Catecismo de nuestra Iglesia. Te copiaré textualmente lo que dice.

1451 Entre los actos del penitente, la contrición aparece en primer lugar. Es «un dolor del alma y una detestación del pecado cometido con la resolución de no volver a pecar».

1452 Cuando brota del amor de Dios amado sobre todas las cosas, la contrición se llama «contrición perfecta«(contrición de caridad). Semejante contrición perdona las faltas veniales; obtiene también el perdón de los pecados mortales, si comprende la firme resolución de recurrir tan pronto sea posible a la confesión sacramental.

El papa Francisco lo ha recordado por esta pandemia:

“¿Qué puedo hacer si no encuentro sacerdotes? Haces lo que dice el Catecismo. Si no encuentras un sacerdote para confesar, habla con Dios, él es tu Padre, y pídele perdón con todo el corazón, con el acto de dolor. Y prométele: Más tarde confesaré, pero perdóname ahora”.

Amable lector, ahora lo sabes, la Misericordia de Dios es infinita y está al alcance de todos.

Comparte esta noticia, habla de esto, ayudemos a salvar almas, la tuya, la mía, la de millones de personas en el mundo.

¡Dios te bendiga!

Thumbnail for read also

Adblock test (Why?)

Hay arreglos rítmicos y melódicos de todo tipo en la música litúrgica, desde las canciones de despedida congoleñas a las canciones del folclore argentino

La música litúrgica se ha escrito en infinidad de estilos diferentes, desde intrincados patrones barrocos como los de Johann Sebastian Bach a configuraciones minimalistas como las de Arvo Pärt. A continuación, te mostramos cuatro arreglos únicos de la misa latina que quizás no conocías.

1Missa Luba

La Misa Luba es un arreglo único de la misa latina cantado en estilos tradicionales en la República Democrática del Congo. El Kyrie, por ejemplo, está en el estilo de un kasala (una canción luba de lamento) y el Sanctus y el Benedictus se inspiran en canciones de despedida bantú. En su día, fue la más extendida de las múltiples misas diferentes creadas en torno a las décadas de 1950 y 1960 y se volvió más popular que la Misa Criolla de 1964 y la Misa Flamenca de 1966.

La Misa Luba (luba es un grupo etno-lingüístico nativo de la región centro meridional congolesa) fue compuesta por el sacerdote franciscano belga Guido Haazen. Originalmente se interpretó y grabó en marzo de 1958 por Les Troubadours du Roi Baudouin (los trovadores del rey Balduino), un coro de adultos y niños de la ciudad congolesa de Kamina.

2Misa Flamenca

Francisco “Paco” Peña nació en Córdoba (España) en 1942. Cuando cumplió seis años, su hermano le enseñó a tocar la guitarra. Tardó únicamente seis años más en hacer su primera aparición profesional. Su brillante carrera musical lo llevó de Madrid a Londres, donde se convirtió en solista en 1960.

Estando en Inglaterra, despertó tantísimo interés entre el público británico (que quizás no estaba familiarizado con el flamenco) que pronto se encontró compartiendo escenario con Jimi Hendrix o tocando en el Royal Albert Hall y el Carnegie Hall. Una de sus composiciones más famosas es su Misa Flamenca, una composición completa que incluye un Gloria e interpretaciones del Credo y de la Oración del Señor.

3Misa Criolla

Ariel Ramírez empezó a enseñar en un puesto rural en la montaña cuando tenía tan solo 19 años. Allí, quedó fascinado por la diversidad de la música tradicional suramericana, una combinación de melodías aborígenes, gauchas y criollas. Luego, estudió las tradiciones folclóricas de manera formal en la Academia de Viena y el Instituto de Cultura Hispánica en Madrid a principios de 1950.

Después de que el Concilio Vaticano II autorizara la celebración de misas en lengua vernácula, Ramírez creó su ampliamente popular Misa Criolla sobre una traducción al español del texto litúrgico tradicional, incluyendo interpolaciones folclóricas. Cada movimiento de la misa se basa en un material folclórico específico. Ramírez empleó, por ejemplo, el austero y grave ritmo de la vidala del norte de Argentina para el Kyrie y el alegre carnavalito para el Gloria.

4Esperanza y celebración

Con formación en música clásica, la habilidad de Dave Brubeck para la improvisación lo convirtió en uno de los exponentes más notorios del cool jazz, un subgénero que, a diferencia del bebop, se caracteriza por tonos relativamente más ligeros y tempos más relajados.

Aunque casi todo el mundo conoce algunos de sus estándares de jazz, son relativamente menos conocidas sus piezas orquestales y sacras, incluyendo su interpretación de la misa en el Ritual romano revisado, titulada To Hope! A Celebration (“¡A la esperanza! Una celebración”).Se publicó originalmente en 1980 con el mismo Brubeck al piano y los coros del Cincinnati May Festival Chorus y el Mt. Washington Presbyterian Church Handbell Choir. La misa fue un encargo de Ed Murray (por entonces editor de la editorial católica Our Sunday Visitor), quien desempeñó un papel fundamental en la conversión del propio Brubeck. 

Brubeck se hizo católico en 1980, poco después de completar su misa. Aunque sin duda tenía algunas preocupaciones espirituales e inclinaciones antes de su conversión, es famosa su declaración: “No me convertí al catolicismo porque no tenía nada de qué convertirme. Simplemente me uní a la Iglesia católica”.

Thumbnail for read also

Adblock test (Why?)

, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- La Universidad San Dámaso, Madrid (España) publicó un vídeo en el que explican alguno de los principales puntos en la veneración del apóstol Santiago, patrón de España, y cuya festividad se celebra el domingo 25 de julio.

El P. Juan Manuel Sierra, profesor liturgista de la Universidad San Dámaso, explicó que la veneración del Apóstol Santiago está especialmente vinculada a España “por su predicación en España en ese momento entre la Ascensión de Cristo en Pentecostés, y la muerte de Santiago, que fue el primer apóstol que dio la vida por Cristo. Habría evangelizado en España, habría tenido un momento de desánimo por el poco fruto de su predicación, y la Virgen María, estando viva le reconforta, le anima para seguir adelante con su tarea, y ésto tiene lugar a orillas del río Ebro, en lo que hoy es Zaragoza”.

✅ ¿Cuándo comienza a venerarse en España a Santiago Apóstol?

✅ ¿Qué papel jugó en la Reconquista?

✅ ¿Qué significa que un santo sea el patrón de un país?

Nuestro Departamento de Liturgia responde a algunas preguntas sobre Santiago Apóstol https://t.co/hYC0urQ8f4

— Universidad San Dámaso (@UniSanDamaso) July 23, 2021

“Otra cuestión es la tumba del apóstol que sus restos fueron trasladados a Santiago de Compostela donde se venera. España lo invoca como patrono desde el siglo VII u VIII, que es cuando se desarrolla con más intensidad el culto al Apóstol Santiago”.

El P. Sierra explicó también que cuando un santo es nombrado patrón de un país se señala “por una parte una confianza que se deposita en ese santo, una cercanía, y una especial devoción”.

Además subrayó que “se guardan algunos testimonios de la venida a España del Apóstol Santiago especialmente en los siglos V y VI. Hay una obra atribuida a San Isidoro de Sevilla, relatos de oriente, que más tarde sería un martirologio que hablan de la evangelización de Santiago en España. Hacen referencia a los apóstoles, que se distribuyen el mundo conocido para ir evangelizando. Ponen la dificultad de la primera corriente evangelizadora que se dedica principalmente a los judíos. Y en España había numerosas comunidades judías”.

El P. Sierra también aseguró que el papel que jugó el apóstol Santiago durante la Reconquista fue el de “animar, aglutinar y consolar a los cristiano que están en la tarea de recuperar el reino cristiano que ha quedado roto por la invasión musulmana. Cuentan con el hallazgo de las reliquias del apóstol Santiago y apoyados en su intercesión se dedican a avanzar”.

Se denomina Reconquista al periodo de unos 780 años por los que se tomó posesión de la península ibérica que previamente había sido ocupada por reinos muslumanes.

El comienzo de la Reconquista comenzó en la batalla de Covadonga, previsiblemente en el año 718. En ese momento se estableció el reino cristiano independiente de Asturias y paulatinamente se fue avanzando en la conquista del resto de la Península hasta finalizar con la caída del Reino nazarí de Granada en el año 1492, y que era el último estado musulmán de la península.

REDACCIÓN CENTRAL, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- Según Eusebio de Cesarea, cuando habla sobre los mártires de Palestina, narra que a los inicios del cristianismo el gobernador Firmiliano mandó torturar a un gran grupo de cristianos egipcios que habían sido deportados a Palestina.

A ellos se les unieron algunos cristianos de la zona y un grupo procedente de Gaza, que fueron capturados mientras celebraban la liturgia.

“Una cristiana, mujer según el cuerpo, pero viril por su valentía y coraje, se encaró con el tirano por lo que fue flagelada, sometida al tormento del potro y le rompieron las costillas”, cuenta Eusebio. A aquella se le atribuyó el nombre de Ennata, o Thea, según algunas versiones.

Mientras Thea era torturada, otra mujer, llamada Valentina (la valiente), no soportó el atroz espectáculo y se adelantó hasta el gobernador para gritarle: “¿Por qué tratas con tanta crueldad a esta mi hermana? ¿Me quieres torturar a mí igual que a esta joven?”

De inmediato la empujaron hasta el altar para forzarla a ofrecer sacrificios a los dioses paganos, pero como pateó el brasero, entonces la arrojaron y la quemaron con las brasas que se esparcieron en el suelo.

Posteriormente ambas fueron torturadas y quemadas vivas. Se dice que Thea provenía de Gaza, pero que Valentina era de Cesarea y una mujer muy conocida.

Era el 25 de julio del 308 de nuestra era.

REDACCIÓN CENTRAL, 25 Jul. 21 (ACI Prensa).- El 25 de julio la Iglesia celebra la Fiesta de Santiago el Mayor, uno de los doce apóstoles elegidos por Cristo, quien ostenta el título de Patrono de España. El apóstol Santiago destaca en la historia de la Iglesia en virtud de su empuje evangelizador, que lo llevó a tierras tan lejanas como las de la península ibérica. Se le suele representar vestido de peregrino, o como soldado montado en un caballo, blandiendo una lanza, en actitud de lucha, plasmando de alguna manera aquello que San Juan Crisóstomo dijo de él: “Fue el apóstol más atrevido y valiente”.

El “hijo del trueno” -como le llamó Jesús, igual que a su hermano, Juan- es el patrón de España y su caballería, así como de los curtidores, veterinarios y equitadores. Santiago es también patrono de varias ciudades en el mundo, fundadas o influenciadas por la cultura hispánica. Algunas de esas ciudades incluso llevan su nombre, como es el caso de Santiago de Chile, Santiago en República Dominicana o Santiago de Cuba en Cuba.

El nombre “Santiago” proviene de la unión de las voces “Sant” y “Iacob”; “Iacob” es el término hebreo para “Jacob”. Desde los albores de la historia española cristiana, sus guerreros se lanzaban al campo de batalla al grito de "Sant Iacob, ayúdenos". La rapidez al pronunciar aquella expresión devino en la voz amalgamada “Santiago”.

De acuerdo a los Evangelios, el apóstol Santiago fue testigo junto a Juan y Pedro de la Transfiguración del Señor en el Monte Tabor, de la pesca milagrosa y de la oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní -entre los pasajes más representativos-.

De acuerdo a la tradición, Santiago llegó hasta España a proclamar el Evangelio, marcando para siempre la identidad española. En ese país está ubicada la catedral de Santiago de Compostela, considerada su principal Santuario y donde reposan sus restos. Hacia ese lugar peregrinan miles de personas cada año, deseosas de recorrer “el camino de Santiago”.

El 9 de noviembre de 1982, San Juan Pablo II visitó dicha catedral e hizo un llamado a Europa a reavivar “aquellos valores auténticos” que la constituyeron, “porque los otros continentes te miran y esperan también de ti la misma respuesta que Santiago dio a Cristo: ‘lo puedo’”.

“Yo, Sucesor de Pedro en la Sede de Roma, una Sede que Cristo quiso colocar en Europa y que ama por su esfuerzo en la difusión del cristianismo en todo el mundo. Yo, Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia universal, desde Santiago, te lanzo, vieja Europa, un grito lleno de amor: Vuelve a encontrarte. Sé tú misma. Descubre tus orígenes. Aviva tus raíces”, añadió en aquella ocasión el santo polaco.

El apóstol Santiago es conocido también por haber preparado el camino para que la Virgen María sea reconocida como "Pilar" de la Iglesia y de la hispanidad extendidas por el globo.

El Papa Francisco, en febrero de 2014, al reflexionar sobre los conflictos armados, señaló que Santiago nos da un consejo sencillo: “Acérquense a Dios y Él se acercará a ustedes”.

Para conocer más sobre este apóstol del Señor ingrese a los siguiente enlaces:

Biografía Oración a Santiago Apóstol Oración a Santiago Apóstol para pedir su interseción Santiago Apóstol y la Virgen del Pilar Santiago y la Virgen María Especial de Santiago el Mayor, Apóstol

, 24 Jul. 21 (ACI Prensa).- Mientras los viajes internacionales se cerraron a causa de la pandemia de COVID-19 en el mundo, miles de católicos se volcaron a nuevas formas de evangelización, entre ellas las peregrinaciones y retiros virtuales. ¿Qué efecto tuvo en la vida de fe?

El Proyecto Magdala, con base en la tierra de Santa María Magdalena en Galilea (Israel), fue una de las instituciones católicas que organizó peregrinaciones virtuales de forma gratuita. En este caso, se trató de retiros y momentos de oración desde distintos lugares de Tierra Santa.

La recepción de los católicos fue multitudinaria, con miles de registrados en cada evento.

Su más reciente evento, una peregrinación de sanación virtual desde Tierra Santa, superó las veinte mil inscripciones en poco más de 24 horas.

María Cristina Quevedo siguió una de las peregrinaciones de Magdala desde Trujillo, Venezuela. Consultada por ACI Prensa, la reconoce como “una bendición”, que “ha fortalecido grandemente mi fe”.

“¿Qué si esperaba algún día vivir esto? De esta manera no, no lo he imaginado”, comparte, asegurando que “hicieron posible un sueño que tenemos todos de ir” a Tierra Santa, “a esta tierra maravillosa”.

“Me sentí privilegiada de poder visitar estos lugares tan amados desde pequeña”, asegura.

“Me sentía como si estuviera ahí. En un momento se impregnaba de lágrimas de lágrimas y de mucha emoción”, añade.

María Cristina asegura que durante el retiro, a pesar de ser virtual, se sentía en “primera fila” y “tomaba fotos de todo lo que visitábamos”.

“Uno quiere guardar todo, todo de recuerdo. El teléfono se me colapsaba de todas las fotos que tomaba”, explica.

Para María Cristina se trata de “la visita más bella que he hecho en mi vida. Y de esta manera virtual que no parece virtual”.

Por su parte, Dolores Cruz, desde México, asegura que participar en las peregrinaciones virtuales desde Tierra Santa “realmente me ha ayudado mucho a reforzar la parte de la fe”.

Además, destaca “el hecho de que haya traspasado fronteras”.

“No importa el idioma, no importa la situación, las circunstancias en las que haya estado, el momento de la pandemia, pues nos ha hecho reconfortarnos en el corazón de Jesucristo, conocer más de su vida, conocer más profundamente aquellos lugares en donde Él estuvo presente”.

“Dios conoce los caminos”, señala. “Dios nos da diferentes formas de vivir la Semana Santa, diferentes formas de vivir, la espiritualidad, la fe. Y esta manera de hacerlo virtual, pues evidentemente nos cambia el escenario y al mismo tiempo nos acerca”.

Entre los distintos mensajes que recibe el Proyecto Magdala se encuentra una oración, especialmente dirigida a Santa María Magdalena, en la que uno de los peregrinos le pide su intercesión para que “sepa seguir tu ejemplo de conversión verdadera, que mi vida sea un testimonio de verdad y de esperanza, de arrepentimiento sincero, modelo para todos los que me rodean”.

El próximo evento virtual gratuito organizado por Magdala es una peregrinación virtual de sanación, que será dirigida por el director del proyecto, el sacerdote legionario Juan Solana, junto a Gaby Jácoba, fundadora del instituto “Sanando mi Corazón” y autora del libro del mismo nombre.

La peregrinación comenzará el 28 de septiembre y culminará el 4 de noviembre de 2021, y las inscripciones se pueden realizar AQUÍ.

Redacción Central, 24 Jul. 21 (ACI Prensa).- El Arzobispo de Tokio (Japón), Mons. Tarcisio Isao Kikuchi, ha sido nombrado nuevo secretario general de la Federación de Conferencias Episcopales de Asia (FABC).

La FABC es una asociación de conferencias episcopales católicas en el sur, sudeste, este y centro de Asia que fomenta la solidaridad y la corresponsabilidad por el bienestar de la Iglesia y de la sociedad en esas regiones.

Mons. Isao reemplazó a Mons. Stephen Lee Bun-Sang, Obispos de Macao, quien renunció al cargo a inicios de julio.

La semana pasada, el arzobispo Isao hizo un llamado a los deportistas y visitantes durante los Juegos Olímpicos de 2021 en Japón, pidiéndoles que no visiten iglesias para prevenir la propagación del coronavirus.

El arzobispo Kikuchi dijo que debido a la pandemia, se pedirá a los visitantes, incluidos los atletas, “que se abstengan de visitar las iglesias”.

El prelado admitió que su arquidiócesis se había estado preparando para atender las necesidades espirituales de los visitantes durante los juegos, pero “decidió cancelar todos estos planes”.

También pidió a las parroquias que “se ocupen de las necesidades espirituales de quienes vienen a Japón. Pero en la situación actual, la prioridad sigue siendo no transmitir la enfermedad”.

El prelado dijo que la Arquidiócesis de Tokio se ha comprometido a prevenir la propagación de infecciones.

“Recordemos que es un deber importante para nosotros proteger no solo nuestras propias vidas, sino también las de todos aquellos que han recibido el don de la vida de Dios”, dijo Mons. Kikuchi.

El prelado fue presidente regional de Caritas Asia de 2011 a 2019. También fue miembro de la Oficina de Desarrollo Humano de la FABC.

Nació el 1 de noviembre de 1958 y es miembro profeso de la congregación de los Misioneros del Verbo Divino. Fue ordenado sacerdote el 15 de marzo de 1986.

Sirvió en Ghana en África Occidental como misionero y pastor antes de ser elegido como superior provincial de su orden en 1999, en Japón.

El Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de Niigata el 29 de abril de 2004. El Papa Francisco lo nombró Arzobispo de Tokio el 25 de octubre de 2017.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget